Libertadores

Ahí va River. Reaccionando. Sabiendo que la Copa Libertadores es el gran objetivo. Y entonces se refuerza. En el mejor mercado de los últimos tiempos hasta aquí sin lugar a dudas, esta dirigencia metió 4 plenos y todo indica que va por más.

Lux es un pleno porque le dará la competencia a Batalla que Bologna no le daba. Veremos quién termina atajando después, pero es un pleno. Pinola lo es porque ante una oferta mayor de Boca eligió River. Y porque la rompe. Nadie puede cuestionarlo en la previa. Enzo Pérez es directamente élite. Un grandísimo jugador que le dará un salto de calidad a este muy buen equipo. Y Scocco es gol. Y al irse Driussi hacía falta eso. Todos plenos.

Vangioni, De La Cruz, y alguno más que suenan más a apuesta que a inmediatez (la necesidad del equipo ahora parece cubierta y sólo hace falta armar de cara al futuro), parecen armar un gran plantel además de un muy buen equipo. Y para ganar la Libertadores hace falta eso.

Marcelo Gallardo tiene todo claro por lo general, y está vez parece ir por el mismo lado. La realidad es que re armó una estructura que se había desarmado y ahora va por el gran objetivo que es ganar el mayor torneo de América.

El campeonato local es una deuda y él lo sabe. Pero todos elegimos la Copa a cambio del torneo. No seamos malos. No es una deuda. Siempre fue una elección.

La ida fue 2 a 0 a Guaraní. Ya se palpitan los cuartos de final. Estamos con un casi equipazo a 7 partidos de otro mundial de clubes. Porque ese es el máximo, después, que algunos te quieran hacer creer que es una deuda el torneo local es otra historia. Una de tantas mentiras, a la que no hay que prestarles demasiada atención.