Ya es un prócer

Marcelo Gallardo jugó en el primer tiempo del partido Despedida de Cavenaghi, fue ovacionado, y metió dos goles.

Gallardo no pierde la magia que tenía cuando jugaba, pese a haberse retirado como futbolísta en 2010. El Muñeco, hoy un entrenador consagrado en River, hizo de las suyas esta tarde noche en el Monumental. Además de ser reconocido por lo hinchas, como siempre, mandó a guardar la pelota a la red en dos oportunidades, antes de salir sustituido, provocando que el estadio se venga a abajo.

El primero, aprovechó el penal que le cometieron al Bichi Fuertes y, con mucha calidad, colocó la pelota cerca del palo izquierdo de Chichizola.

El segundo, tras la habilitación de Cavenaghi, el Muñeco empalmó la pelota como sabe hacer y la pinchó ante la salida del arquero. Golazo.