Eternamente Beto

El Beto Alonso cumple 64 años, una vida dedicada a River, como hincha y como jugador. Para homenajearlo repasamos su carrera con el club de sus amores y el retiro que todo jugador soñaría.

Nació en Vicente López un 4 de enero de 1953 pero su vida futbolística comenzó en el Club Textil, de Los Polvorines. A los 9 años llegó a River y jamás se iría, porque aunque tuvo experiencias en el exterior (jugó un año en el Olympique de Marsella) y la Banda Roja no fue la única camiseta que vistió en Argentina (estuvo dos años en Vélez), el romance del Beto Alonso con River y su gente es y será eterno.

Debutó en 1971 en el Millonario y su primera etapa se extendió hasta 1976. Su experiencia en Francia fue breve y la ilusión de disputar el Mundial ´78 lo trajo otra vez a Argentina, para cumplir con la condición de Menotti, quien no convocaba jugadores que estuvieran en el exterior. Después de consagrarse campeón en Argentina (disputó tres partidos), se marchó a Liniers unos años después, por diferencias con la dirigencia. En el recuerdo de todos quedó la angustia que sintió cuando le tocó convertirle un gol a River.

Su última etapa en Núñez fue la que lo marcó a fuego: se dio el gusto de lograr su séptimo título local con la camiseta del club de sus amores, de meterle dos goles a Boca en la Bombonera, en una tarde soñada, y por si fuera poco, salir campeón de América y del mundo con River. Ese partido en Japón, fue el último del Beto con la camiseta del Millonario. Un año más tarde la despedida del ídolo en el Monumental le puso el broche de oro a una carrera que tuvo a la camiseta del Más Grande como epicentro. En total fueron 10 títulos los que festejó, 7 locales y 3 internacionales, incluído el Metropolitano 1975 que cortó la racha negra de 18 años sin salir campeón.
Una vida dedicada a River, como jugador y como hincha. ¡Feliz cumpleaños, Beto!