No pudo ser

River perdió 3-2 la final de la Supercopa de futsal ante Kimberley y no pudo conseguir la clasificación a la Copa Libertadores.

La cita fue en el Polideportivo Gorki Grana, de Morón. Allí se enfrentaron el reciente campeón de la Copa Argentina (River, que le ganó la final a Independiente) y Kimberley (campeón de la Liga, que dejó en el camino a Boca), para disputarse la Supercopa argentina de Futsal. Esta vez el Millonario no pudo vencer y se quedó sin su pasaje para disputar el máximo torneo continental, ya que cayó 3-2.

Los goles del equipo de Alejandro Pérez los convirtieron Ramiro Martínez Dios y Eliseo Romero. Lo positivo fue haber vuelto a conseguir un título después de 13 años. Racha que se cortó con la consagración de la nombrada Copa Argentina. El partido fue trabado desde un principio y el Millonario estuvo siempre en desventaja. Faltando pocos minutos para finalizar fue Romero quien descontó para poner el 3-2 final y justificar de alguna forma, el esfuerzo hecho por el equipo de Pérez. Pese a todo, el equipo de Futsal se queda con la hazaña de haber roto una racha negativa con el campeonato y la esperanza de ir por más en la próxima temporada.