¡Somos campeones otra vez!

River derrotó 4-3 a Rosario Central en una final que quedará en la historia: tres goles de Alario y el uruguayo Iván Alonso le dieron un nuevo título a Gallardo. ¡A la Libertadores!

No iba a ser una final más y, sin dudas, será una noche que quedará en la historia: River derrotó 4-3 a Rosario Central tras ir perdiendo gran parte del encuentro gracias a un triplete de Alario y la sorpresiva aparición de Iván Alonso.

El encuentro se vio marcado por un campo de juego desastroso y un nivel muy bajo de gran parte de la defensa de River, que terminó siendo salvada por una enorme actuación de la delantera Millonaria.

A los 10 minutos fue Alario quien marcó, de penal, la apertura del marcador para el equipo de Gallardo. Tras una serie de llegadas del Millonario, una falla conjunta entre Batalla y el árbitro Loustau le dio el empate al Canalla: Musto cargó sobre el 1, a quien se le escapó la pelota y el marcador volvió a la igualdad.

Iban recién 25 minutos y River se encontró abajo rápidamente: Marco Ruben puso arriba a Central a los 30 y volvía la oscuridad a Nuñez. Sin embargo, un nuevo penal hizo que el 13 volviera a empatar, esta vez 2-2.

El primer tiempo terminó siendo infartante y emocionante a pesar del mal juego de ambos. El arranque de la segunda parte encontró nuevamente arriba a los rosarinos por un nuevo gol de Ruben. Otra vez a remar…

Y ahí volvió Gallardo. El Muñeco, Napoleón, quien buscaba un nuevo título, otra vez puso mano en el equipo y los resultados dieron sus frutos: hizo ingresar a Iván Alonso, quien en su primera participación le bajó la pelota a Alario, quien completó su triplete personal.

Tres minutos después, otra vez el uruguayo apareció en escena y, esta vez, empujó la pelota para el 4-3 final, que hizo olvidar el traspié contra Boca, le dio el sexto título a Gallardo y clasificó a River a la próxima Copa Libertadores.

¡Dale campeón, dale campeón!