Puntajes vs. Gimnasia (LP): Determinante

En un partido con varios puntos altos, Sebastián Driussi fue el que guió con su gol la clasificación de River a la Final de la Copa Argentina. Con ese plus, fue la figura de la noche ante Gimnasia de la Plata.

Augusto Batalla (6): Respondió con seguridad en las pocas aproximaciones de Gimnasia. Adelantado para cortar siempre a tiempo, casi no le patearon al arco.

Jorge Moreira (6): Se pareció más a sus primeras versiones con la Banda que a la de los últimos partidos. Firme en la marca, eligió bien cuando pasar y cuando quedarse con un hombre del rival.
Arturo Mina (6): Firme por arriba, bastión de la defensa por alto y también en el mano a mano. Luego, con la pelota en el pie, le cuesta horrores.
Lucas Martínez Quarta (6): Buena dupla con el ecuatoriano. Firme en la marca, sin sobresaltos en las pelotas cruzadas y con decisión para ganar y repartir.
Luis Olivera (6): Se metió en el equipo titular y dejó en claro que quiere quedarse con el puesto. Inteligente en la marca, decidió bien los momentos para proyectarse y optó por las más claras para la entrega. Buen partido.

Leonardo Ponzio (7): De regreso. Tocó con criterio, defendió con fiereza y, sobre el final del partido, llegó de área a área como si fuera un pibe. Una de las figuras.
Nacho Fernández (6.5): Gran primer tiempo, destellos de lucidez en el segundo tiempo que no bastaron para marcar la diferencia. Se asoció con D’Alessandro en la primera mitad y rompió la mitad de cancha de Gimnasia. Fue reemplazado por Camilo Mayada para abrir la cancha después del ingreso de Iván Rossi.

Andrés D’alessandro (7): Clave en el primer tiempo para controlar la pelota, hacer de ella un culto y manejar los tiempos de River. Gracias a su tenencia, River dominó en la primera etapa. En el complemento llegó el cansancio, volvieron los dolores y le dejó el lugar a Iván Rossi.
Pity Martínez (7): Desnivel constante y en todo sentido… Sí, arrollador para pegar en el último cuarto de cancha pero indeciso en la entrega por momentos y gestor de las contras del rival. Así y todo, fue clave en los dos goles de River.

Lucas Alario (6): Gran primer tiempo, apagado en la segunda mitad. Llevó marca en el gol de Driussi, marcó el segundo y pivoteó con eficacia para romper la férrea defensa rival. Luego fue reemplazado por Rodrigo Mora.
Sebastián Driussi (7): Otro partidazo. Picante con pelota al pie, inteligente para moverse a los espacios vacíos, determinante de cara al arco rival. Además, como si fuera poco, retrocedió para dar una mano en la recuperación en campo rival y descargó con criterio.