Triunfo y a pensar en Gimnasia

River derrotó Huracán con gol de Driussi y se llevó tres puntos que le darán confianza de cara a la Copa Argentina. De fútbol, poco y nada.

Lo de River ya es preocupante: a cuatro días de un encuentro definitorio contra Gimnasia, en San Juan, derrotó 1-0 a Huracán pero mostró nuevamente su peor cara.

El equipo de Gallardo ganó gracias a un gol de Sebastián Driussi de cabeza y, si bien tuvo algunas jugadas peligrosas, le costó en cada una de las instancias del juego.

Con un Pity Martínez que alterna muchas malas con pocas buenas, con Mayada perdido por la izquierda y con la dupla MoreiraMora generando más dudas que certezas, el Millonario no logró desnivelar nunca en el primer tiempo.

Un remate de Driussi y luego otro de Alario exigieron a Marcos Díaz, que prácticamente no tuvo preocupaciones en la primera mitad. Tampoco el Globo generó mucho: los únicos intentos de la visita se generaron más por lo desorientada que estuvo la defensa armada por Gallardo que por mérito propio.

En la segunda parte, Mora ejecutó un córner desde la izquierda y, tras un cabezazo en el primer palo, Driussi anotó el 1-0 que cerraría el partido.

El Muñeco decidió cuidar a Nacho Fernández, Pity Martínez y Driussi y, en su lugar, ingresaron Rossi, Larrondo (completamente fuera de timing) y Andrade.

Si bien el gol del triunfo llegó a los 18 de la segunda mitad, poca tranquilidad le dio al Millonario. De hecho, el palo salvó a Batalla tras un disparo a quemarropa de Mendoza y River se terminó llevando un triunfo que suena a excesivo por el desarrollo del partido.

Sobre el cierre del encuentro, Federico Mancinelli se fue expulsado de manera insólita: a Mora se le fue larga la pelota y, cuando estaba por agarrarla Marcos Díaz, el defensor de Huracán le metió una tremenda patada y recibió la roja.

Los tres puntos sirven para ganar confianza y seguridad a días de un partido trascendental en San Juan, que terminará marcando el futuro del semestre de River. Eso sí, para ilusionarse con la Copa Argentina va a tener que mejorar, y mucho.