¡Que viva el fútbol, Parapam!

Se cumplen dos años de la noche en que River eliminó a Boca de la Copa Sudamericana que después ganaría, con una soberbia actuación de Barovero y un gol inolvidable de Pisculichi. Revivilo una vez más.

Con apenas 14 segundos del primer tiempo del partido de vuelta de una semifinal histórica, ya había una polémica. Ariel Rojas pateó involuntariamente a Marcelo Meli dentro del área y Germán Delfino sancionó penal. El resto es una historia conocida: Emanuel Gigliotti se preparó para enfrentar a Marcelo Barovero y en el medio nacieron dos relatos históricos. Daniel Mollo pedía “la canción del Puma” y estiraba la espera con un “Parapam”. Después de que Barovero empezara a convertirse en leyenda por atajar ese penal, Rodolfo De Paoli inmortalizó el grito que se transformo en parte de los hinchas de River y “¡Barovero, Barovero, Barovero!”, sacó entrada para el salón de la fama.

Un poco más adelante, promediando los 15 minutos de esa mitad, Leonardo Pisculichi combinó con Teo y , tras un pase de Vangioni después de una combinación entre Mora y Ponzio, el ex Argentinos Juniors venció a Agustín Orión con un zurdazo que todavía está en la memoria de todos los hinchas. Hoy se cumplen dos años de la noche en que la época dorada del ciclo Gallardo comenzó a tomar forma.

Con un presente distinto y a la espera de consagrarse en la Copa Argentina para volver a disputar la Copa Libertadores, siempre es bueno recordar uno de los grandes momentos que fueron parte del ciclo que devolvió al Millonario a los primeros planos del fútbol internacional. ¡Eternas gracias a los héroes de esa noche!.

Barovero le atajó el penal a Gigliotti y desató la locura en el Monumental

El gol de Pisculichi