En el momento justo…

Se hizo esperar más de un mes y llegó. La victoria ante Huracán cortó una racha de 32 días sin festejos. En ese lapso, dos empates y una derrota. Un buen indicio ante del decisivo choque por Copa Argentina.

El 22 de octubre, ante Atlético de Rafaela y gracias a una carambola, River había festejado por última vez. En el mismo arco de aquel último gol victorioso de Andrés D’Alessandro, Sebastián Driussi cortó la sequía.

En el camino, dos empates y una caída: 2 a 2 con Arsenal, 1 a 1 con Estudiantes de la Plata y 1 a 0 contra Newell’s. El compás de espera que generó la jornada sin fútbol por las eliminatorias, hoy pudo ser cortado y justo antes de la primera “final” de la Copa Argentina.