Duele fuera de casa

River ganó solamente dos partidos de visitante por campeonato local en lo que va del año. Así, es imposible pelear el campeonato.

Ya quedó a 10 puntos del líder Estudiantes y, desde lo futbolístico, está lejos de encontrar la regularidad deseada por Gallardo. Así, será difícil que River pelee el campeonato local, más cuando se tiene en cuenta que solamente se ganaron dos partidos de visitantes en lo que va del año.

Los 1-0 sobre Olimpo (primer semestre) y Talleres (este torneo) son los únicos dos encuentros que el Millonario pudo triunfar lejos del Monumental. De hecho, tan profunda es la desazón cunado se sale de casa que hasta se empató con Estudiantes, haciendo de local en el estadio de Huracán.

“Nos falta regularidad”, reconoció Gallardo tras la caída en Rosario. Y razón no le falta. Desde que regresó de la Suruga Bank, River solamente ganó dos partidos seguidos una vez (en el comienzo de este campeonato, de local ante Banfield y de visitante sobre la T).

Como si fuera poco, en lo que va del campeonato es abismal la diferencia numérica y del rendimiento jugando dentro y fuera de Nuñez. De local, el Millonario hizo 2.364 pases correctos de 2.844, mientras que convirtió 10 goles en 56 tiros y le hicieron solamente 3. Fuera de casa, hizo 1.746 pases bien de 2.236 intentados, pateó 51 veces convirtiendo solamente 7 tantos, con 8 en contra.

También es enorme la diferencia de jugadas en contra: mientras que de local solamente Batalla sufrió 39 disparos, de visitante lo preocuparon 64 veces. Patronato (17), Newell’s (15) y Defensa y Justicia (14) fueron los que en más oportunidades pusieron en peligro el “cero” de River.

Números fríos que sirven para interpretar y entender por qué el River de Gallardo es Doctor Jekyll y Mister Hyde dependiendo dónde juegue.