Bosque

Otra caída que empieza a alejarlo del torneo. River perdió en Rosario ante Newell’s y Hernán Castillo analiza el momento del equipo.

Es una frase hecha, lo sé. Tampoco se puede ser original todo el tiempo. Pero que el árbol no tape el bosque es la figura exacta a la hora de resumir el momento de River. El árbol sería la Copa Argentina, el bosque el rendimiento de River en el día a día.

No juega bien River. Está sin ideas. Con algo de control de pelota. Pero sin controlar el partido en general. Sin patear al arco. Sin saber por dónde pasa el juego. Con Newell’s la realidad indicó que la defensa sintió demasiado la ausencia de Maidana. Y el medio la de Ponzio. Y arriba Alario no hace pie y Driussi no puede en soledad. Pity y Dálessanro se encuentran poco y nada y todo depende entonces del despliegue de Nacho Fernández para que el construya y construya.

No fue penal el de Mayada, quizás sí el de Mina. Pero Batalla fue la figura del equipo. Y River no pateó al arco. Demasiadas ventajas. River no pisa e área si quiera. El 4-2-2-2 no funciona. Alario lo sufre. Y mucho. El plantel es corto y está desbalanceado. El foco debe ser la Copa Argentina pero no se puede andar en 10 fechas a 10 puntos del líder, porque de por sí ya te complica para clasificar a la próxima Libertadores (como en el 2017 q se depende de la Copa Argentina).

Se ganó la Recopa y de ganar la Copa Argentina podremos decir que es un semestre más que positivo desde los resultados. Pero no desde el juego. Enero será clave, si se logra clasificar a la Libertadores, para traer dos titulares. Y eso será sí o sí. Porque hubo mala lectura ala hora de armar el plantel. A los hechos me remito.