Puntajes vs. Newell’s: Salvó el papelón

River no encontró el juego, casi no pateó al arco y se defendió con falencias. En ese contexto, Augusto Batalla salvó del papelón. Fue 1 a 0 gracias al arquero que comenzó a demostrar el nivel que lo llevó al arco más grande del mundo.

Augusto Batalla (8): En un partido chato desde lo futbolístico y con falencias en la última línea, la actuación del arquero fue quizás la única buena de la noche. Sacó dos mano a mano increíble e hizo recordar a Barovero en una atajada a puro reflejo. Casi saca el penal.

Jorge Moreira (5): No sufrió en el idea y vuelta. Sin embargo, no tuvo fineza para desnivelar en la faz ofensiva.
Lucas Martínez Quarta (5): En su debut oficial, pocos errores en la marca y pase siempre seguro para la salida por bajo.
Arturo Mina (5): Siempre a contrapie de la jugada, vulnerable cuando la pelota llegaba desde abajo, desacomodado cuando lo buscaron por arriba. Dio ventajas y, lo peor, fue el contagio hacia la última línea.
Camilo Mayada (6): Ganó y perdió, fue siempre aunque no pudo marcar la diferencia con pelota al pie. En velocidad, una fiera. No mucho más que eso.

Joaquín Arzura (5): Comenzó metido y se fue desdibujando. Perdido en un medio que fue de tránsito, a destiempo para cortar y sin influencia con la pelota al pie.
Nacho Fernández (6): De arco a arco, tocó y tocó aunque sin peligro. Lejos del arco, le faltó el toque determinante para cambiar de ritmo y acercarse al área con peligro de gol. Pero nunca se cansó, se jugó para recuperar y tuvo que suplir los faltantes de un mediocampo con pocos hombres y muchas piernas.

Andrés D’Alessandro (5): No se le podrá recriminar entrega, fue lo que más tuvo en el término de los 90 minutos. Luego, desde el juego, nunca encontró aliados y se diluyó su aporte. Será una ausencia de peso ante Huracán.
Pity Martínez (5): Alternó buenas y malas. En el primer tiempo tocó preciso entre los centrales, encontrando espacios para hacer lío. En el complemento, desapareció hasta ser reemplazado.

Lucas Alario (4): No tuvo una clara en todo el partido. La ausencia de volumen de juego lo expone, pero tampoco tuvo lo necesario para revelarse.
Sebastián Driussi (5): Intentó con velocidad, buscó los espacios, tiró diagonales pero la pelota casi no le llegó.