La maldición de los segundos tiempos

En lo que va del campeonato, River se fue 5 veces en ventaja al entretiempo, pero solamente pudo ganar una vez.

La irregularidad llegó a Nuñez e invadió al equipo de Marcelo Gallardo. El flojo momento futbolístico de River se ve reflejado en las enormes diferencias entre los primeros y los segundos tiempos.

El empate ante Estudiantes fue un claro ejemplo de esto: la primera parte encontró dominador al Millonario y se fue en ventaja al descanso, pero en la segunda mitad se acomodó el líder del campeonato y terminó llevándose un punto.

No es la primera vez que le ocurre al equipo. De hecho, ya es un patrón claro: de las 5 veces que se fue con ventaja al entretiempo, River solamente pudo ganar una vez.

Ante San Martín de San Juan ganaba 1-0 y terminó empatando, Patronato se lo dio vuelta en el segundo tiempo luego de que Driussi pusiera en ventaja al Millonario, Arsenal le levantó 2 goles de desventaja (1 en el primer tiempo) y Estudiantes igualó el marcador a raíz de un error de Moreira.

¿La excepción? El triunfo 3-0 sobre Vélez, en el Monumental. Fue la única vez que River obtuvo la ventaja en la primera mitad (en este caso de dos goles) y lo pudo mantener.

Ante Banfield (triunfo 4-1 pero empate 1-1 en el primer tiempo), Talleres (victoria 1-0 pero igualdad sin goles en la primera mitad) y Atlético Rafaela (misma secuencia que con los cordobeses) fueron las tres veces que el equipo de Gallardo se quedó con los tres puntos en el complemento.

¿Qué le pasa a River en los segundos tiempos? ¿Cansancio físico, desgaste mental o bajones futbolísticos?