Se pusieron la 10

La banda norteamericana volvió después de 23 años al país, brindó dos shows en el Monumental y desde el club les hicieron un regalo muy especial.

Fueron dos noches en las que la banda californiana hizo delirar al Monumental. La vuelta de Axl Rose y Slash (incluída la sorpresiva visita de Steven Adler, el baterista de la formación original, que participó de un tema), después de 23 años, generó una enorme expectativa en el público argentino que respondió y agotó las dos funciones.

Los músicos se mostraron felices por haber vuelto y lo plasmaron en las redes sociales. Además, recibieron, por parte de River – que por un día se mudó a Parque Patricios para recbir a Huracán para dar lugar al segundo recital- camisetas de regalo con sus nombres, el número 10 y un parche en el pecho con el logo de la banda. Dos noches monumentales y un recuerdo inolvidable, de parte del Más Grande de Argentina.