Puntajes vs. Estudiantes: Regreso esperado

River no pudo mantener la distancia en el marcador y el empate, lógico por el desarrollo del juego, llegó en la segunda etapa. El mejor, en un partido sin muchas luces, fue Andrés D’Alessandro.

Augusto Batalla (6): Un partido con certezas para el uno Millonario. Descolgó todo de arriba, tomó riesgos para cortar lejos y poco pudo hacer en el gol de Estudiantes de La Plata.

Camilo Mayada (5): Alternó buenas y malas. Bien para ir para adelante, se sumó siempre como opción de ataque, pero sufrió en el mano a mano.
Arturo Mina (5): Bien por arriba pero sin contemplaciones con la pelota al pie. Cada vez que la pelota pasó por su pie, la pelota terminó adornando el cielo celeste limpio del Ducó.
Leonardo Ponzio (6): La garra habitual, inteligencia para cortar con los dos perfiles y tocar cerca para comenzar a jugar desde abajo. Se perderá el próximo partido.
Jorge Moreira (4): Lo mató el perfil cambiado. Quedó pegado en la del gol con dos errores concatenados, uno en la salida y otro en el cierre. Habrá que buscar otra alternativa de hasta que Casco pueda volver a jugar.

Joaquín Arzura (6): Reemplazo de león para Leonardo Ponzio. Sin el santafecino en el mediocampo, surgió Arzura. Peleador, aguerrido y claro para cortar. Esta vez tuvo un ladero que reparte juego como Nacho Fernández y, sin esa responsabilidad, se destacó.
Nacho Fernández (5): Su regreso estuvo lejos de lo esperado. Alternó buenas y malas, tocó corto pero no pudo cambiar la variable de juego de tres cuartos en adelante.

Andrés D’alessandro (6.5): El más regular y por eso la figura. Se asoció con Pity y con los de arriba, buscó siempre al jugador mejor ubicado y ganó en todas las que intentó la personal. Se fue ovacionado.
Pity Martínez (5): Si hubiera llegado a concretar lo que intentó, hubiera sido un 10. Si hubiera errado en todas, un 1. No se puede negar que Pity intenta, la pide y busca. El problema es que se queda siempre en el 5, en el gris, en los altibajos.

Sebastián Driussi (5.5): Le faltó fineza para la definición. Mucho sacrificio, carrera y pelea. Poco de cara al gol.
Lucas Alario (4.5): Desaparecido. El gol fue un regalo caído del cielo después de una falta dudosa en el área. Tiene que despertar, lleva tres partidos sin incidencia en el juego y River pierde referencia de juego.