Puntajes vs. Arsenal: Poco y nada

River volvió a perdonar y fue un equipo antes y otro después de la expulsión de Gonzalo Montiel. En ese contexto, Pity Martínez y Sebastián Driussi, los goleadores, fueron los mejor puntuados.

Augusto Batalla (5): Tapó una de partido y luego no pudo hacer milagros en los goles de Arsenal. Quedo en tablas con su actuación.

Jorge Moreira (5): Poco aporte ofensivo, la expulsión de Montiel lo ató a la última línea y no pudo progresar en la cancha. Lejos de la actuación de sus primeros partidos en River.
Arturo Mina (4): Falló por arriba y por abajo. Reventó todo lo que pasó cerca y, así y todo, la pelota siempre volvió a complicarlo.
Gonzalo Montiel (4): Amarilla tempranera -y justificada-, una expulsión con un ápice de duda pero evitable de todas formas. Jugó todo el partido como si estuviese limpio, quizás por eso se fue antes de los 10 del segundo tiempo.
Milton Casco (5): Colaboró en defensa, se proyectó en ataque y aportó sacrificio. Salió lesionado y encendió la alarma de cara al duelo contra Estudiantes de La Plata.

Leonardo Ponzio (4): Impreciso como volante, poco resolutivo como defensor. Quedó pagando en las dos funciones y se lo necesitó en un partido en que la segunda pelota siempre fue del rival.
Joaquín Arzura (4): Inconexo junto a Ponzio, quizás por la falta de rodaje, y perdido con el ingreso de Nico Domingo. Es de los cinco que rompe y hoy le faltó un socio con buen manejo para dividirse funciones.

Rodrigo Mora (5): En la individual, falló. Sin embargo, se sacrificó en pos del equipo y sacó a relucir su versión más ‘peleadora’ y visceral.
Pity Martínez (6): Gran partido del Pity que eligió bien cuándo y a quién entregarle la pelota y, además, metió un golazo de antología. Se fue con molestias. ¿Lesionado?

Lucas Alario (4): Pagó la falta de juego del equipo y le faltó rebeldía para llegar por propio mérito. Fue el que pagó los platos rotos por la expulsión de Montiel y dejó la cancha antes de los diez minutos del complemento.
Sebastián Driussi (6): Otra vez, no perdonó. Está intratable y se lo hace saber a todos los equipos con los que juega River. Gol de goledor y un récord que no para de crecer. Está con confianza para intentar, para asociarse y para combinar. Punzante y determinante.

Imagen: Nicolás Aboaf.