Papelón en Sarandí

River y su costumbre de revivir muertos: ganaba 2-0 a Arsenal, se dejó empatar y lo pudo perder. Encima, perdió a Montiel, Casco y al Pity Martínez. Ay…

Hay una antigua leyenda urbana que dice que con River nunca hay que fiarse, que siempre va a encontrar la manera de complicarse solo. Y así pasó esta noche en Sarandí. El Millonario ganaba 2-0 gracias a Driussi y a un golazo del Pity Martínez, pero… siempre hay un pero.

El comienzo no fue fácil para el equipo de Gallardo. Como ya es costumbre, el rival de turno salió a presionar a River, exponiendo las dudas que se vieron potenciadas por las ausencias de Maidana, Nacho Fernández y D’Alessandro.

Más allá de que las intenciones de Arsenal no se trasladaron en situaciones de peligro, el local parecía ser más hasta que apareció Driussi (cuándo no) para abrir el marcador: apertura del juego por la derecha para Moreira, centro a la cabeza del 11 y a cobrar.

La tranquilidad parecía asomar por el banco del Muñeco. El Millonario comenzó a controlar el juego, minimizó al rival y hasta pudo haber aumentado la ventaja.

En el comienzo de la segunda mitad llegó una ráfaga de eventos: el Pity Martínez encaró, la picó y metió el 2-0. ¿Liquidado? Nunca. En la jugada posterior, Baliño echó a Montiel tras amonestarlo por una falta inexistente.

A pesar de la ventaja, al Millonario se le hizo cuesta arriba el hecho de jugar con 10. El local se empezó a venir y las cosas se complicaron cuando Gallardo metió a Domingo por Alario y, al instante, descontó Boghossian.

Las noticias negativas no pararon de llegar: Casco debió salir por una lesión (ingresó Mayada y Moreira se fue para la izquierda), empató Bottinelli y Alonso sustituyó al Pity Martínez, quien también sufrió una molestia.

Demasiadas cosas malas le pasaron a River en 15 minutos. El resultado final pudo haberse roto con algunas llegadas de Arsenal y con un tenue disparo de Domingo que Pellegrino mandó al córner.

El equipo de Gallardo no escapó de su irregularidad y empató contra el último del campeonato tras obtener una ventaja de dos goles. Ahora, a pensar en Estudiantes.