Una goleada agridulce

Una buena y dos malas: River le ganó a Unión por la Copa Argentina y clasificó a la semifinal, pero perdió por lesión a Maidana y a Rossi.

Nuevamente sin jugar bien, River le ganó 3-0 a Unión y clasificó a la semifinal de la Copa Argentina, donde espera al ganador de San Lorenzo y Gimnasia de La Plata. Driussi madrugó a todos en el arranque del partido, mientras que Arzura y Alario liquidaron el partido.

El comienzo presagiaba lo mejor. Solamente tardó 5 minutos el Millonario en abrir el marcador gracias al delantero del momento: Sebastián Driussi aprovechó un córner para marcar, de cabeza, el 1-0 en Mar del Plata.

Cuando la tranquilidad arropaba a River, Unión se adelantó en el campo y aprovechó las espaldas de Ponzio y Rossi, quien fue el reemplazante de Nacho Fernández.

Si bien no generó peligro a Batalla, los santafesinos pisaron fuerte en el Minella y comenzaron a merecer el empate. Mucho más en el segundo tiempo: la salida de Rossi, lesionado, y el ingreso de Domingo hizo que el mediocampo tuviera que volver a adaptarse.

Y eso lo aprovechó Unión: un disparo en el palo de Rolle y varios ataques por los costados generaron preocupación a Gallardo. Mucho peor se tomó el DT la lesión de Maidana: el central debió abandonar el campo de juego a los 15 por una molestia muscular y en su lugar ingresó Arzura.

La entrada de Mora por Andrade fue el último movimiento del Muñeco, que recién se tranquilizó a los 28, cuando tras un tiro de esquina Arzura puso la cabeza para marcar el 2-0 (casi idéntico al tanto de Driussi) y sentenciar la clasificación. Sobre el final apareció Alario para romper la malaria goleadora y cerrar la goleada.

Ahora habrá que esperar al cruce entre San Lorenzo y Gimnasia de La Plata para saber quién será el rival del Millonario, que sigue vivo en la Copa Argentina, aunque perdió a algunos soldados clave.