Se sacó la mufa

Lucas Alario volvió al gol después de dos partidos sin anotar y recobró la confianza perdida.

El gol de penal ante Vélez, en el Monumental fue el último que pudo gritar Lucas Alario. Después de eso, vinieron los choques ante Patronato y Rafaela, en los que el goleador estuvo visiblemente molesto por no haber podido mostrar el nivel al que tiene acostumbrados a todos los hinchas.

El santafesino se dio el gusto de marcarle a su ex rival de toda la vida (volvió a marcar de jugada después de cuatro partidos) y selló la goleada que metió al equipo de Marcelo Gallardo en la semifinal de la Copa Argentina. Ahora resta esperar por Gimnasia de La Plata o San Lorenzo, para definir quién llegará a la gran final.