Triunfo y nada más

River derrotó a Atlético Rafaela gracias a un tiro libre de D’Alessandro que rebotó en la barrera y se acercó a la punta. Ahora, a pensar en Unión.

Un tiro libre y nada más. Esa fue la diferencia a favor de River, que gracias a D’Alessandro (y a un rebote en la barrera), logró derrotar a Atlético Rafaela, que llegó al Monumental con la intención de llevarse el triunfo y que representó un duro escollo para el equipo de Gallardo.

La noche comenzó rara con la lesión de Nacho Fernández: en el calentamiento previo, sintió una contractura que encendió la alarma en el Monumental. Gallardo actuó rápido y, ante la duda, prefirió que Mayada fuera de titular.

Ese cambio trastocó todos los planes del Millonario. Se mantuvo el 4-2-2-2, pero con el uruguayo en la misma posición de Nacho, cumpliendo una función que no siente y prácticamente regalando todo el primer tiempo.

River estuvo lejos de lo mostrado en la primera etapa ante Patronato y más que nada se pareció a lo que ocurrió en la segunda mitad en Paraná. Acelerado, sin llegadas y con pocos encuentros del Pity Martínez y Andrade, el Monumental miraba atónito cómo el conjunto rafaelino imponía presencia y dominaba el juego.

Un rebote en Driussi casi abre el marcador para el local, pero una gran reacción del arquero Hoyos contuvo el festejo. Lo mismo hizo Batalla, cuando quedó mano a mano con Costa, quien le reventó el pecho al arquero Millonario.

Las dudas invadieron el Monumental en el entretiempo, pero Gallardo se ocupó de disiparlas rápidamente: Iván Rossi tuvo su debut en el campeonato local, en lugar de Mayada, y volvió el equilibrio en un mediocampo que había perdido más de lo que le tocó ganar.

Los minutos corrían y, más allá de que dominaba el balón, River no lograba generar peligro a la visita. Hasta que entró D’Alessandro. El 22 ingresó por Andrade y comenzó a desacelerar al equipo y a darle paciencia al juego. También entró Alonso por Driussi, para favorecer, junto a Alario, al juego aéreo.

Sin embargo, fue el Cabezón quien ejecutó un tiro libre y, gracias a un rebote en la barrera, le dio el gol del triunfo al Millonario.

Rafaela intentó atacar por los costados, pero Mina se lució en varias ocasiones y, así River se llevó más que tres puntos: trajo tranquilidad tras la caída en Paraná y le dio seguridad a Gallardo para poder comenzar a pensar en Unión, por la Copa Argentina.