Puntajes vs. Rafaela: Minutos de gloria

A pesar de una actuación olvidable, River pudo quedarse con los tres puntos. Venció 1 a 0 a Atlético de Rafaela gracias a una carambola provocada por Andrés D’Alessandro, de lo más destacado de la tardenoche.

Augusto Batalla (6.5): Clave para defender el cero en el arco de River. Dos atajadas que explican la victoria.

Jorge Moreira (5): Ganó y perdió. Regaló la espalda en un par de ocasiones y fue poco determinante en función de ataque.
Jonatan Maidana (6): Una fiera. Peleó por abajo, ganó por arriba y se complementó con Mina para colaborar con Batalla en la defensa del cero.
Arturo Mina (6.5): Siempre un extra para alejar el peligro, cómo sea… En el complemento cortó alto, sacó todo por arriba y se destacó como estandarte.
Milton Casco (6): Ida y vuelta con criterio y efectividad. Pase corto, recorrido largo y siempre una solución para las complicadas.

Leonardo Ponzio (7): En un mediocampo alternativo, fue el que se encargó de regularizar las acciones de River. Prolijo, corazón enorme para no dar ninguna por perdida y tocar siempre preciso en la salida.
Camilo Mayada (5): Entró por la ventana y salió por el portón que abrió en el mediocampo. Incómodo e irresoluto. El contexto no lo ayudó y se quedó en el vestuario después del primer tiempo.

Pity Martínez (5.5): Tantas promesas como errores. No se puede negar que intente, lamentablemente pierde más de lo que gana.
Tomás Andrade (5): Apagado, desaparecido. Era el encargado de generar juego y si algo le faltó a River fue asociación y pelota al piso. Se fue reemplazado en el complemento.

Sebastián Driussi (4.5): Del goleador temible de las primeras fechas, sólo el recuerdo. Lejos del arco, desconectado del resto e individualista para la resolución. También abandonó la cancha en el complemento.
Lucas Alario (4.5): Segundo partido de apatía. Lejos de su mejor rendimiento, cerca del banco. No tuvo una jugada de gol, no se procuró el espacio y se quedó hasta el pitido final sólo por las bajas actuaciones de sus compañeros.

Iván Rossi (5.5): Algo de orden para un mediocampo que tenía a Ponzio como única referencia aceptable. Debutó oficialmente por torneos locales y no desentonó. Pase corto, corte alto y entrega. Tres valores que se necesitan para ocupar su lugar.
Andrés D’Alessandro (7): En un minuto ganó el partido. Sí, será carambola. Sí, si no rebotaba el tiro libre quedaba en las manos del arquero. Pero el 22 fue mucho más que eso, fue la esperanza de juego que se ausentó en el Monumental hasta su entrada. Contagió al equipo y todo se terminó con su gol.