Frenético y sufrido empate

River estuvo dos veces arriba, pero no pudo sostener la ventaja y empató 3-3 con Defensa y Justicia. Doblete de Driussi y ayuda del rival para la igualdad.

River y Defensa y Justicia armaron un partidazo en Florencio Varela: el ida y vuelta fue tan constante como el cambio en el marcador. Driussi metió dos y el Millonario recibió una ayuda del rival para igualar 3-3.

Como era de prever, Defensa y Justicia salió con todo a presionar la salida de River, tapando los receptores en la mitad de la cancha (Ponzio y Nacho Fernández) y rompiendo el esquema de los de Gallardo.

El 4-1-4-1 inicial del local le dolió desde el comienzo al Millonario. A los 5 minutos, Augusto Batalla ya se convertía en figura con dos atajadones. La tercera fue la vencida: una fuerte entrada de Maidana hizo que Abal cobrara penal correctamente. Pochettino tomó distancia y abrió el marcador. Triunfo merecido para el Halcón.

Pero la sinergia del partido hizo que River se despertara rápidamente y comenzara a intercambiar golpe por golpe. En un vendaval, el Millonario igualó el marcador gracias a un centro desde la izquierda y un mal rechazo de Mariano Bareiro ponía el 1-1. Iban 17 minutos y ya pintaba para partidazo.

Exactamente diez minutos después, un centro de Casco y una excelente lectura de Alario, quien la bajó de pecho, hizo que Driussi diera vuelta el marcador. Pero la alegría duró poco: a los 31 apareció Alexander Barboza para marcar, de cabeza, nuevamente la igualdad. La ley del ex ahora la sufría River.

El cierre del primer tiempo fue tan frenético como emocionante. Batalla y Arias intercambiaron atajadas para que el marcador no se moviera.

La segunda mitad fue completamente diferente. El Halcón no pudo sostener el ritmo del partido y, de a poco, River comenzó a dominar y a merecer el triunfo. Alario llegó a perderse un gol solo debajo del arco y el Millonario se acercaba a la ventaja que obtuvo gracias a Driussi.

Una vez más, el delantero agarró un rebote y definió contra el palo para marcar el 3-2 que parecía definitivo. Pero… la fría noche de fútbol en Florencio Varela tenía guardada más emociones.

En cinco minutos, entre los 35 y los 40, el Halcón se despertó y, a puro empuje, logró 5 tiros de esquina seguidos para que otro ex River anotara el empate: Andrés Ríos cruzó un remate que dejó parado a Batalla, quien antes había reaccionado de manera fantástica.

En la jugada siguiente, el Pity Martínez se fue expulsado por un codazo sobre un rival. Los ingresos de D’Alessandro por Andrade y Alonso por Driussi no sirvieron más que para chocar contra el frontón que propuso el equipo de Holan.

Un apurado River cayó en la trampa de la presión que propuso Defensa y Justicia y no pasó de un empate en un partido que estuvo cerca de ganar, pero que también casi pierde.