Revolución Mina: las claves de su adaptación

El ecuatoriano generó dudas, pero poco a poco comenzó a asentarse: aporta seguridad, salida y variantes en el progreso, a pesar de algunas fallas.

La llegada de Arturo Mina a River fue vista de reojo por el hincha. El ecuatoriano llegó tras una gran Copa Libertadores con su equipo, Independiente del Valle, pero algunas fallas en un amistoso contra Tigre y el propio desconocimiento sobre el futbolista generó incertidumbre.

Sin embargo, el hombre elegido para pelearle el puesto a Luciano Lollo terminó asentándose de manera tal que casi nadie cuestionaría su continuidad cuando el ex Racing ya esté disponible.

¿Qué tiene Mina que enamoró a propios y extraños? Las claves de su rendimiento:

La adaptación táctica

Una de las grandes dudas que generaba el central era cómo se podría adecuar al cambio de estilo que sentiría al pasar de Independiente a River. Abandonaba un conjunto más proclive a la defensa cerca de su arquero y arribaba a un equipo cuya idea de juego se basa en el ataque constante y la presión alta.

Sin embargo, y a pesar de arrancar con algunos tropezones, este cambio, que a priori parecía brusco, terminó congeniando con las características del futbolista.

Mina se adaptó rápidamente a defender cerca del círculo central, tanto cuando el equipo tiene la posesión del balón como ante los ataques rivales.

mina-01

mina-02

Su velocidad y porte físico le aportan seguridad para salir de la cueva cuando sea necesario y presionar, por ejemplo, al delantero rival ante algún pelotazo.

mina-03

 

Su aporte en la salida

El control del balón desde el arco propio es fundamental para el estilo de juego que propone Gallardo. En ese contexto, la capacidad de control y de entregar seguridad que tiene Mina es crucial para comenzar a armar ataques desde Batalla.

mina-04

Sin embargo, todavía mantiene algunos movimientos que eran repetidos en Independiente del Valle, como el pelotazo. Cuando el rival presiona y bloquea algunas opciones de salida, el ecuatoriano prioriza dividir la pelota (aprovechando la altura de Alario) en vez de volver a comenzar con el arquero.

¿Solución para saltear líneas? Para nada. La gran mayoría de las veces, el balón termina siendo ganada por el rival.

Despliegue y desmarque

La idea del ‘nuevo River’ es ir generando superioridad numérica desde el fondo, para lo cual es importante la presencia de Mina, quien aporta salidas limpias. Entiende (casi) a la perfección cuándo debe pasarla y cuándo trasladar el balón para que salgan a marcarlo y, con su habilidad, sacarse de encima rivales y encontrar compañeros libres.

No es 100% efectivo, pero muchas jugadas de peligro surgieron desde sus pies y sus arrebatos personales.