Tentador

Después de la victoria ante Talleres y ya prendido en la cima del campeonato, Hernán Castillo analiza la actualidad de River y proyecta con ilusión.

Hay que ir despacio, es verdad. Recién vas dos fechas, cómo negarlo. Todavía no se jugó ni la décima parte del torneo, y sí. Pero qué importa. Vale ilusionarse y tentarse ante lo que puede venir. Porque lo de River hasta acá es muy bueno. Ante Banfield fue toque y juego. Y goles y oles. En el Monumental y de local. Y frente a Talleres fue garra y corazón y practicidad. Y Despliegue y concentración. Es decir: las dos caras en un mismo equipo. Algo que no abunda. Y que River ya demostró tener.

En el contexto adecuado hay que dejar claro que River está para cosas serias de mantener este nivel. Ha renovado el plantel y ha encontrado reemplazantes a la altura. Aparecieron Moreira y Mina sin problemas de ponerse la camiseta. Explotó o dio el salto Driussi y ya Nacho Fernández es parte del engranaje del equipo. Con eso más los que están hace rato alcanza para ir sintiéndose mejor.

Veremos con el correr de los partidos. El tema de las lesiones y suspensiones a ver cómo se acomoda el equipo a reemplazar y a acomodarase antes las variantes. Si desde afuera responden todos como Mayada lo hizo ayer, la cosa irá bien. Veremos a Domingo, Rossi, Lollo, Andrade y Larrondo con Alonso en fila para ver cómo se acomodan y a alguno más, claro que está más atrás. Todo eso está por probarse, es verdad. Pero lo que ya se vio con los 11 de los dos primeros partidos y los inmediatos reemplazantes ya ilusiona. Y nos tienta, claro.