Triunfazo que ilusiona

River ganó con actitud en Córdoba ante un duro Talleres: Arturo Mina fue el autor del gol (histórico) del triunfo para el líder del campeonato.

No era una prueba fácil para River, pero la superó con actitud y algo de juego. El Millonario derrotó 1-0 a Talleres en Córdoba gracias a un gol de Arturo Mina y lidera el campeonato, con 6 puntos.

El partido arrancó complicado por una lesión: a los 7 minutos, Milton Casco sufrió un tirón que lo sacó del campo de juego. En su lugar ingresó Mayada: el uruguayo jugó por la derecha y Moreira se sumó a la izquierda.

El primer tiempo no fue para nada fácil: la presión alta y el vértigo que le imprime Talleres a su juego complicó al Millonario, que buscó desplegar su fútbol, pero le resultó muy complicado.

Los laterales prácticamente no atacaron por la presión de los extremos cordobeses y solamente una escapada sobre el final de Mina y una asistencia a Driussi generó una inquietud en el arco del local.

La segunda mitad no arrancó muy distinta. Los cordobeses, empujados por su gente, buscaron preocupar a Batalla, quien detuvo un bombazo a quemarropa antes de los 10 minutos del complemento.

Ahí el Millonario hizo el click. Comenzó a ser más paciente en su juego y aprovechó el cansancio de Talleres para comenzar a llegar al arco de Herrera.

Primero fue el Pity Martínez quien escapó por la derecha y se quedó sin ángulo para definir. A los 15, un córner y un rebote hizo que la pelota le quedara al central ecuatoriano, que debajo del arco marcó el gol del triunfo.

A partir de ahí, fue todo de River. Gallardo decidió que Alonso ingresara por Driussi para ganar en altura y que Larrondo reemplazara a Alario para hacer dupla con el uruguayo.

El Millonario controló el balón y hasta pudo haber aumentado el marcador: Moreira enganchó hacia adentro, quedó frente al arco y le estrelló el palo al portero Herrera, quien luego se lució con un atajadón al paraguayo. Además, las expulsiones de Guiñazú y Godoy ayudaron: la T se quedó con 9 y comenzó a despedirse de su racha de 40 partidos invictos.

Sin lucirse como ante Banfield, el River versión 2016 sacó adelante una parada difícil en Córdoba, demostró que cuando no se puede jugar se mete y aseguró que peleará un campeonato que recién empieza, pero que ya lo tiene como candidato.