El goleador copero

Lucas Alario volvió a ser clave para que River se consagre una vez más a nivel internacional. Antes, trascendental para lograr la Libertadores.

Llegó como una apuesta y se convirtió, rápidamente, en uno de los jugadores más importantes del River multicampeón que armó Marcelo Gallardo: Lucas Alario volvió a aparecer en una final para marcar, de cabeza, el gol que le dio al Millonario la décima estrella internacional.

Corrían los 5 minutos de la segunda mitad cuando metió el testazo pisando el área chica para liquidar a Robinson Zapata, que nada pudo hacer: 2-0 parcial para River, que quedaba a un paso de la gloria.

Pero no es la primera vez que, de cabeza, le da un título al Millonario: nadie olvidará jamás el centro de Vangioni y su aparición para abrirle el camino a su tercera Copa Libertadores.

Ya son 19 los goles de Alario en sus 39 encuentros con la camiseta rojiblanca. Además de los que le dio dos títulos, quedará para siempre en la memoria el gol ante Sanfrecce Hiroshima con el que River alcanzó la final del Mundial de Clubes.

¡Un verdadero copero!