Con el tiro del final: merecido, agónico y sufrido triunfo

River estuvo al borde del papelón: empataba con Estudiantes de San Luis pero en una de las últimas jugadas apareció el Pity Martínez y, ahora, a pensar en los octavos.

Insólito, pero real. River mereció ganarle tranquilamente a Estudiantes de San Luis, pero sobre el final del encuentro se lo empataron y debió aparecer el Pity Martínez con un ¿disparo o centro? para cerrar el 2-1 final.

Nacho Fernández abrió el marcador a los 34 minutos de la primera etapa, cuando el Millonario intentaba pero no generaba. Un zapatazo que contó con la complicidad del arquero Brasca para que el conjunto de Gallardo sacara ventaja.

El desarrollo de la segunda mitad fue como se esperaba en la previa: River dominando y Estudiantes aguantando. Desde los pies del Pity Martínez y Tomás Andrade se generaron las jugadas más claras de gol, pero una buena actuación del 1 y la mala puntería Millonaria mantenía el partido abierto.

Tanta expectativa generaba el cierre que, cuando se asomaba el adicional, Marcelo Mosset aprovechó una serie de rebotes tras un córner y marcó el 1-1 que dejó boquiabierto al mundo del fútbol.

Cuando la incertidumbre de los penales comenzaba a asomar, apareció un centro/disparo al arco de Gonzalo Martínez para el desahogo de los hinchas, que sufrieron más de la cuenta ante un equipo de inferior calidad.

¿Ahora? A afianzar el nuevo esquema que propone Gallardo y a pensar en el futuro: el campeonato local y Arsenal o Defensores de Belgrano.