Triunfo cómodo y despedida emotiva

River cumplió en la Copa Argentina: derrotó 3-0 a Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto, con goles de Alario, Nacho Fernández y Mercado, a quien Alonso le dio un penal sobre el cierre del partido.

En un partido donde la diferencia de calidad era notoria, River le ganó cómodamente a Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto, gracias a los goles de Alario, Nacho Fernández y Mercado, y clasificó a dieciseisavos de final de la Copa Argentina, donde se enfrentará a Estudiantes de San Luis.

Los primeros diez minutos del encuentro fueron los más emotivos. El equipo de Gallardo pisó fuerte y mostró personalidad desde el comienzo, generando peligro en el arco de Sánchez. Pero también mostró la otra cara, la defensiva: el atacar con 7 jugadores hizo que el Millonario quedara descompensado en el fondo y que los santafesinos se animaran e hicieran revolcarse un poco a Batalla.

Sin embargo, cuando se cumplía el minuto 10, una buena jugada colectiva terminó el partido: Pity Martínez combinó con D’Alessandro, quien le tiró el centro a Driussi (de buen partido) para que se la bajara a Alario y definiera para el 1-0 de River.

A partir de ahí, el partido no fue tal, se comenzaron a ver claramente las diferencias de categoría y, a pesar de no haber generado demasiadas jugadas de peligro, el Millonario justificó el resultado.

Entrando en los quince minutos finales, una jugada preparada a partir de un lateral de Moreira sentenció el resultado: Driussi la peinó nuevamente y esta vez fue Nacho Fernández quien marcó el segundo.

Los últimos 45 minutos estuvieron de más. Sportivo Rivadavia jamás reaccionó y River fue acercándose más y más al arco de Sánchez, quien se transformó en la figura del encuentro.

Cuando el partido terminaba, una escapada de Alonso hizo que lo derribaran en el área y el uruguayo tuvo el gesto del día: agarró rápidamente la pelota y se la entregó a Mercado para que, en su despedida, el defensor convirtiera el penal y se despidiera a lo grande.

El triunfo da confianza para lo que se viene, pero también deja mucho para mejorar de cara a la doble competencia de este semestre.

Foto: Prensa River