Dejó pasar el tren

Ante América de Cali tuvo su chance para ganarse un lugar a días de la llegada de Iván Rossi. Sin embargo, Joaquín Arzura tuvo un rendimiento con altibajos y el árbitro le perdonó la vida en reiteradas ocasiones.

“Perdí el puesto en un amistoso”, dijo Julio Chiarini cuando dejó River. Sirvan para levantar copas o no, los amistosos pueden ser partidos clave para ganar o perder un lugar en un plantel. En días en los que se habla sobre la posibilidad de incorporar a Iván Rossi en el mediocampo, Joaquín Arzura tuvo una chance y la dejó pasar…

Podría decir que el estado de la cancha no ayudó para controlar la pelota. Sin embargo nada podrá decir de la reiteración de faltas que lo hubieran mandado al vestuario antes de la terminación del primer tiempo.

Impreciso en la distribución, se desordenó en la marca y terminó cometiendo faltas innecesarias (y violentas) por llegar a destiempo. La calidad del partido ayudó para que el árbitro, permisivo, dejara pasar la segunda amarilla.

¿Seguirá en River? Quiere pelarla, tiene con qué pero deberá levantar el rendimiento para conseguir un lugar en un semestre sin doble competencia y con superpoblación de volantes centrales.