De albañil a River: ¿quién es Santiago Rosales?

Pasó un año en las inferiores de Independiente y tuvo pruebas fallidas en Lanús y Boca. Lo convenció a Gallardo y se sumará al plantel. Conocelo.

La preocupación de Gallardo es la del hincha de River: pocos refuerzos, algunas partidas importantes y el bajón lógico de un equipo que se cansó de ganar hacen que el panorama no sea el más alentador de cara al futuro.

Una de las zonas más afectadas por la sequía de refuerzos es la delantera, donde el DT está a punto de recibir su primera buena noticia: Santiago Rosales está a un paso de convertirse en jugador Millonario.

Nacido en Mar del Plata el 22 de marzo de 1995, este atrevido mediapunta de 21 años debutó en el 2014 de la mano de Teté Quiróz en la B Nacional, en el triunfo 2-0 de Aldosivi sobre Guaraní Antonio Franco.

Sus primeras apariciones generaron ilusión en el Tiburón y el entrenador le encontró rápidamente la posición: volante y a veces delantero por izquierda, con buen despliegue tanto por afuera como hacia el centro, para aprovechar su calidad de diestro.

Surgido en las inferiores del club marplatense “Los Diablitos”, pasó un año en el semillero de Independiente y luego tuvo pruebas en Boca y Lanús, donde no quedó.

A partir de esos tropezones decidió dejar momentáneamente el fútbol y fue ayudante de albañil de su tío, para poder seguir ayudando en la economía familiar. Luego se probó en Aldosivi, donde finalmente fue aceptado y terminó las inferiores hasta llegar a Primera.

River se lleva a un jugador que fue titular en todos los partidos del último campeonato, habiendo completado los 90 minutos en cada encuentro salvo en el último (caída 2-0 con Tigre) y que anotó dos goles: en el 3-0 sobre Olimpo y en la igualdad 2-2 con San Martín de San Juan.

Además, le anotó por duplicado en su primer campeonato en la máxima división ante Lanús (triunfo 3-1) completando su póker de goles que, casualidad o no, siempre fue de local en Mar del Plata.

Lo quisieron desde Italia y, tras un fuerte conflicto, se frustró su llegada a Benfica. Las idas y vueltas no cesan pero, por ahora, se lo lleva River.