“Quiero un título y demostrar que no volví al pedo”

Andrés D´Alessandro habló desde Orlando. Mostró que no pierde la esperanza ni el entusiasmo de ganar algo con River y no se aventuró a anticipar su adiós: “En Inter hay elecciones a fin de año. Nadie sabe qué va a pasar”.

“Yo no vine a robar, vine a salir campeón”, soltó alguna vez un recién llegado Enzo Francescoli que, proveniente de Torino y con 34 años, fue el foco de millones de dudas por su vuelta a River. La historia es conocida y hoy, con la misma edad, Andrés D´Alessandro no afloja y se entrena pensando en aprovechar al máximo sus ¿últimos? seis meses en El Más Grande: “Volví para ganar cosas. Mi meta personal es demostrar que volví bien, que no volví al pedo”, subrayó.

El Cabezón charló con Olé en EE.UU y dejó en claro que los objetivos están puestos acorde a la exigencia del club: “Nosotros nos sentimos en deuda, tenemos que mejorar. Es parte de un proceso que viene desde hace mucho. Esperemos mantener una mínima base para poder rearmar el equipo junto con los que vengan, sabiendo que en River no hay mucho tiempo. El resultado tiene que ser inmediato. No es fácil ponerse la camiseta y jugar”, avisó, en medio de las llegadas de Luciano Lollo y Enrique Bologna.

Por contrato, estos serían los últimos seis meses del Cabezón con la Banda Roja, pero él no se apura a decidir nada, pese a lo que se había dicho en redes sociales, porque tiene la mirada puesta en los objetivos más próximos: “Me quedan seis meses de contrato. Después tengo un año en el Inter, pero hay elecciones a fin de año y nadie sabe qué va a pasar. Veremos qué sucede. Pienso en la Recopa, que es un título importante porque te da currículum”, aseguró.

Como uno de los referentes de este equipo, no esquiva el bulto cuando se habla de la eliminación de la Libertadores y , aunque asegura que “en el Monumental estábamos para golear. Tuvimos buenos y malos momentos y nos complicó el penal sobre la hora allá” pone a Independiente del Valle como candidato: “La primera lectura que tengo es que por ahí perdimos contra el campeón”, soltó, en la previa del choque del verdugo del Millonario ante Boca, y agregó: “Hoy con la camiseta ya no gana nadie”.

“Tenía que volver tranquilo, meterme en el grupo y conocerlos. Ahora, naturalmente, se dio que se fueron muchos y hemos quedado los más grandes”, cuenta quien llegó como numero puesto para hacerse cargo del vestuario, pero, sin escaparle a su rol natural de lider, eligió respetar los tiempos del grupo: “La historia que tenía en River nadie me la iba a sacar, son más de 15 años”.

Finalmente,no mostró preocupación en cuanto a la polémica sobre quién va a ser el nuevo capitán y dejó bien en claro cuál es la receta para volver a generar un grupo ganador: “Sobre el capitán no hablamos. Lo que pasa en el vestuario tiene que quedar ahí, es sagrado. Las cosas no pueden salir de ahí, y si salen, es porque algún problema tenés. Blindar el vestuario es clave para tener un grupo fuerte”, cerró.