60 nombres, cero refuerzos

A cinco días de comenzar la pretemporada, Gallardo no podrá contar con ninguna cara nueva. Paso a paso de una catarata de negociaciones fallidas.

Falta poco y nada para que River regrese al trabajo. En solamente cinco días Gallardo volverá a encontrarse con su plantel, que estará compuesto por prácticamente las mismas caras con las que se cerró un primer semestre pésimo, con una tempranera eliminación de la Copa Libertadores y un pobre 9º puesto sobre 15 equipos del torneo local.

Las horas pasan y el dolor de cabeza que representa no reforzarse comienza a incrementarse en el entrenador, la dirigencia y el hincha, que escucha a diario negociaciones fallidas y nombres que ilusionan pero no llegan.

En total fueron 60 los futbolistas que recibieron sondeos, llamados, con los que se hablaron y que hasta fueron ofrecidos para arribar a Nuñez. Sin embargo, a esta altura, y por cómo está planteado el panorama, el próximo lunes Gallardo contará con una llamativa y alarmante cantidad de refuerzos: cero.

Pasión Monumental repasa cada uno de los jugadores que tuvieron (y algunos aún tienen) posibilidades de jugar en el Monumental aunque, por alguna u otra razón, se terminaron alejando.

Arqueros

Guzman Muslera Armani Romero

Franco Armani (Atlético Nacional de Medellín): fue uno de los primeros nombres que sonaron y por el que más se avanzó. La oferta inicial de River fue de 1.200.000 dólares y fue rechazada por los colombianos. En caso de no arreglar, el club pagaría la cláusula de recisión de 2.5 millones de dólares.

Fernando Muslera (Galatasaray): lo contactó Enzo Francescoli y le gustó a Gallardo. También estuvo en la órbita de varios equipos ingleses, pero seguirá en Turquía.

Nahuel Guzmán (Tigres de Monterrey): el nombre del ex Newell’s circuló por su estilo de juego y cómo se adaptaría a lo que propone el entrenador. Su alto costo y la comodidad que tiene en México lo descartaron casi de inmediato.

Mariano Andújar (Estudiantes): el ex arquero de la Selección quedaba libre del Pincha y River fue por él. Sin embargo, la presión de Verón pudo más y seguirá en La Plata.

Diego Barreto (Olimpia): interesó y hasta lo siguieron desde el cuerpo técnico. El avance por Armani lo descartó.

Pedro Gallese (Juan Aurich): se hizo conocido por el partidazo que jugó contra River en el Monumental, en la última Copa Libertadores. Se negoció por él pero complicó su llegada el no poder incorporar más extranjeros. Se está luciendo en la Copa América.

Sergio Romero (Manchester United): su suplencia en Inglaterra hizo pensar a la dirigencia que podía acercarse al arquero de la Selección argentina, quien agradeció el ofrecimiento pero aseguró que buscará seguir peleando con David De Gea.

Marcos Díaz (Huracán): uno de los mejores arqueros de Argentina. Compitió desde el principio con Armani, pero el avance en las negociaciones por el de Casilda lo dejó en segundo plano.

Sebastián Torrico (San Lorenzo): así como sonó, la chance se desinfló casi de inmediato. A pesar de ser el más parecido (por características) a Barovero, es referente del Ciclón y alejarlo de Boedo iba a ser imposible.

Alexander Domínguez (Liga de Quito): el 1 de la Selección ecuatoriana la rompió contra River en la Copa Sudamericana 2015 y quería salir de su equipo. La falta de cupo de extranjeros y su alto costo impidió su arribo.

Rodrigo Muñoz (Libertad): el uruguayo de 34 años fue observado de cerca al igual que Barreto, pero quedó descartado.

Gonzalo Rey (Godoy Cruz): el surgido en River volvió a estar en la mira gracias a su gran campeonato con el Tomba. Por presente y experiencia, Armani le sacó ventaja.

Defensores

Demichelis Polenta Lollo Pinola

Javier Pinola (Rosario Central): estaba casi cerrado para cuando terminara su participación en la Copa Libertadores. La fractura de su tibia derecha ante Nacional de Medellín le cerró las puertas por la larga inactividad.

Luciano Lollo (Racing): que sí, que no, que tal vez… las idas y venidas entre D’Onofrio y Blanco hoy los tienen en un cuarto intermedio, con el defensor presionando para irse de Racing y acercarse a Nuñez.

Martín Demichelis (Manchester City): Gallardo lo dio de baja luego de que el propio defensor, años atrás, rechazara volver a River y se fuera a Atlético de Madrid, donde ni llegó a debutar antes de mudarse a Inglaterra.

Diego Braghieri (Lanús): fue ofrecido, pero tanto Gallardo como la dirigencia se inclinaron por Lollo. Quedó en stand by.

Diego Polenta (Nacional): la buena Copa Libertadores que disputaron los uruguayos dejó al central como una de las grandes figuras del equipo. River pareció picar en punta pero, por ahora, nada.

Germán Conti (Colón): está en el radar del Millonario hace tiempo. Una mala temporada futbolística en Santa Fe lo alejó de Nuñez.

Víctor Salazar (Rosario Central): fue la primera opción para reemplazar a Mercado, quien seguramente partirá a Monterrey, aunque también lo siguen desde Inglaterra. En Central lo declararon “transferible”, pero primero Coudet deberá encontrarle un reemplazante.

Alejandro Donatti (Rosario Central): cuando surgió la posibilidad de que Maidana se fuera, sonó para sustituirlo. Coudet lo considera pieza clave del equipo.

Pablo Álvarez (Rosario Central): el cuarto defensor de central buscado y, por ahora, el cuarto rechazado. Quiere mudarse a Capital Federal por un tema personal, pero las negociaciones se estancaron.

Damián Pérez (Vélez): el ex Arsenal fue ofrecido nuevamente pero, tal como ocurrió anteriormente, fue rechazado por el cuerpo técnico. Ante la falta de variantes, y la posibilidad de que Milton Casco pueda jugar de 4, se buscó traerlo, pero su representante afirmó que está cerca de Xolos de Tijuana.

Stefan Medina (Pachuca): fue uno de los primeros defensores a los que se apuntó, teniendo en cuenta que esperaban poder reubicar a Tabaré Viudez y liberar cupo. Ante la permanencia del uruguayo, el colombiano hoy tiene las puertas cerradas.

Saúl Salcedo (Olimpia): estuvo en la mira de River, Lanús y Boca, todos esperando que el juvenil paraguayo fuera el nuevo Gustavo Gómez. Por ahora, sigue en Olimpia.

Daniel Bocanegra (Atlético Nacional de Medellín): el compañero de Armani interesa hace tiempo, pero tiene una doble dificultad, que es el cupo de extranjero y la participación de su equipo en la Copa Libertadores.

Volantes

Zelarayan Roman Martinez Sanchez Mascherano

Javier Mascherano (Barcelona): dijo que algún día iba a volver y D’Onofrio levantó el teléfono para tantearlo. Fue compañero de Gallardo como futbolista, quien también lo buscó para que regrese. El hincha levantó la oreja, se le iluminó su corazón y abrió los brazos para recibirlo, pero está cerca de Juventus.

Carlos Sánchez (Monterrey): una utopía que ilusionó por un breve período de tiempo. Unas supuestas amenazas que habría recibido (y luego desmintió su mujer) hizo que se especulara sobre una posible salida del uruguayo de México y su regreso a la Argentina, algo que es prácticamente imposible.

Ariel Rojas (Cruz Azul): una declaración suya, asegurando que le gustaría volver a River, hizo que los dirigentes se contactaran nuevamente. El intento fue en vano porque el volante continuará en México.

Matías Kranevitter (Atlético de Madrid): otro ex River que sonó para volver por la poca continuidad que le da Simeone. Casi de inmediato su representante salió a desestimar la posibilidad.

Walter Montoya (Rosario Central): nunca quisieron largarlo, pero lo cierto es que River avanzó lo suficiente como para hacer una oferta que, de todas formas, no alcanzó los 3 millones de dólares que quería poner Cruz Azul. Tras varias charlas, Central lo declaró intransferible.

Román Martínez (Lanús): fue mayor el interés de la dirigencia de traerlo que de Gallardo de tenerlo. Quedó libre del último campeón del fútbol argentino y parecía una opción viable por su buen presente y el costo cero, pero al DT no lo convenció y le bajó el pulgar.

Lucas Zelarayán (Tigres de Monterrey): el ex Belgrano de Córdoba jugó poco y nada en México y fue ofrecido en las últimas horas. Le interesa a Gallardo, pero cuenta con la dificultad de sacarlo de un mercado muy fuerte en lo económico.

Alejandro Silva (Olimpia): el uruguayo debe regresar a Lanús, donde no es muy tenido en cuenta. Gallardo recibió grandes referencias y la cercanía de Enzo podría facilitar su arribo aunque, por ahora, sigue todo frío.

Juan Sánchez Miño (Cruzeiro): el ex volante de Boca podría aparecer en medio de una posible venta de Rodrigo Mora a Torino, dueño del pase del argentino. Allí podría terminar el préstamo con el equipo brasilero y mudarse a Nuñez.

Miguel Almirón (Lanús): la gran figura del último campeonato del fútbol argentino. Para empezar a hablar hay que poner, mínimo, 10 millones de dólares. Con futuro europeo, hoy es inalcanzable para el mercado local.

Alexander Mejía (Atlético Nacional de Medellín): un clásico de los mercados de pases. Siempre lo buscan y, por una razón u otra, termina quedándose en Colombia. Con el nivel que mantiene en la Selección, seguramente termine en Europa.

Damián Musto (Rosario Central): ante el flojo semestre de Nicolás Domingo, la poca participación de Joaquín Arzura y la inconsistencia de Leonardo Ponzio se pensó en el volante santafesino para ocupar la mitad de la cancha riverplatense. Fue declarado intransferible de inmediato.

Iván Rossi (Banfield): una de las promesas del fútbol argentino, pero la cifra que pide su club espanta. Los casi 2.5 millones de dólares que vale la mitad de su pase lo hace inalcanzable.

Mariano Barbieri (Arsenal): le anotó a River en el cierre del último torneo e interesa hace tiempo a la dirigencia y al cuerpo técnico, pero nunca apareció entre las prioridades.

Hernán Toledo (Vélez): el joven volante está en la lista previa de los Juegos Olímpicos. Interesa para reforzar el mediocampo aunque su futuro podría estar en el exterior tras la competencia en Río de Janeiro.

Walter Kanneman (Atlas): el ex San Lorenzo entró al draft en México y es variante para el mediocampo del equipo de Gallardo.

Carlos Carbonero (Sampdoria): fue una intención de la dirigencia más que una posibilidad real, porque el colombiano quiere seguir en Europa.

Delanteros

Farfan Falcao Romero Teo

Teófilo Gutiérrez (Sporting Lisboa): siempre especula con un posible regreso y el hincha de River se ilusiona de inmediato, pero Gallardo no lo tiene entre sus prioridades para que vuelva al club.

Alejandro Domínguez (Olympiacos): el propio delantero aseguró que piensa cumplir su contrato en Grecia (donde es capitán e ídolo) y que recién en un futuro lejano podría regresar a River.

Silvio Romero (América): una de las obsesiones de la dirigencia. Cuando estuvo cerca, Gallardo no lo llamó y el ex Lanús firmó dejó Jaguares de Chiapas para mudarse al más grande de México.

Santiago Rosales (Aldosivi): fue tanteado por la dirigencia y Juan Cruz Oller (mismo representante que Lollo) no descartó su llegada a River, ya que está por quedar libre del equipo marplatense.

Gastón Fernández (Universidad de Chile): la rompió en Estudiantes de La Plata y se transformó en el objetivo de todos los grandes del fútbol argentino. Sin embargo, rechazó seguir en el país y cruzó la Cordillera.

Ignacio Scocco (Newell’s): se va de Rosario y fue ofrecido a River. Tras las varias novelas que protagonizó el delantero, Gallardo lo dio de baja al instante.

Radamel Falcao (Chelsea): desde que dejó Atlético de Madrid no encuentra su lugar en el mundo. D’Onofrio lo tanteó, pero el colombiano busca seguir en Europa. Tiempo después declaró que no pudo volver porque River no puede contratar extranjeros, aunque él no ocupa cupo por haber surgido de las inferiores.

Jefferson Farfán (Al Jazira): fue ofrecido al club e interesó, pero la falta de cupos de extranjeros y su alto costo lo hacen inviable. Además, no juega desde el 24 de marzo, cuando se lesionó el tobillo y aún continúa recuperándose.

Paolo Guerrero (Flamengo): un sueño para cualquier amante del fútbol. Uno de los grandes centrodelanteros de Sudamérica que, por costo del pase y salario, se hace imposible traer.

Juan Manuel Iturbe (Bournemouth): el argentino nacionalizado paraguayo sonó para volver a River y tener continuidad de cara a las Eliminatorias. Por ahora, lejos.

Lucas Melano (Portland Timbers): el cordobés fue ofrecido a varios equipos del fútbol argentino, entre ellos River. Interesó, pero no se avanzó.

Patricio Rodríguez (Libre): quedó en libertad de acción tras vencerse su contrato con Santos. A Gallardo le interesa pero no aparece en la lista de prioridades.

Wanchope Ábila (Huracán): su cercanía con Boca y Carlos Tévez enfrió la posibilidad de que llegue a River, pero fue tanteado para que sea una variable ante la posible salida de Lucas Alario.

Cristian Espinoza (Huracán): uno de los jugadores más buscados en el país. Se destapó una vez que Pity Martínez se fue y se convirtió en pieza clave del equipo de Eduardo Domínguez. Cuando River lo tanteó recibió un pedido desorbitante, solamente para equipos europeos.

Jonathan Cristaldo (Palmeiras): otro que suena siempre. Pasan las temporadas y, aunque no logra conseguir la titularidad en Brasil, es muy difícil sacarlo por el alto costo económico.

Facundo Ferreyra (Shakhtar Donetsk): la chance más real de que Chucky vuelva a la Argentina fue cuando Ucrania vivió una guerra civil. Sin embargo, se bancó el peor momento y manifiesta estar tranquilo allá, a pesar de que River lo volvió a tantear.

Sebastián Fernández (Nacional): Papelito volvió a tomar notoriedad tras jugar muy bien frente a Boca en la Copa Libertadores. Fue dado de baja de inmediato porque Gallardo tenía otras prioridades.

Nicolás López (Nacional): el Diente es la gran figura del equipo de Montevideo. Con pasado en Roma, Udinese, Hellas Verona y Granada, River lo tanteó pero su futuro está nuevamente en Europa.