Haití, con sangre millonaria

Judelín Aveska llegó a River con 20 años procedente de Puerto Príncipe y, tras no hacer pie, comenzó a ser un trotamundos del fútbol: jugó en el interior, en India y ahora la Copa América.

Probablemente el nombre de Judelín Aveska pase desapercibido para el oído de la gran mayoría de los hinchas de River. Tal vez a algún fanático aislado, que siga a pleno cada instancia del club, le suena este haitiano que tuvo un paso fugaz por las inferiores y que hoy está disputando la Copa América.

Nacido en Cabo Haitiano el 21 de octubre de 1987, este lateral derecho de 28 años fue convocado por el seleccionador Patrice Neveu y no pudo jugar el partido de vuelta de los cuartos de final del torneo de Federal B, donde su Atlético Uruguay cayó 5-1 con Rivadavia de Lincoln (la ida había terminado 1-1) y quedó eliminado.

Judelin Aveska

Surgido del Racing Club Haitien, arribó al semillero millonario en el 2007, pero por un problema de papeles tardó varios meses en ponerse el manto sagrado. Una vez que debutó, inmediatamente saltó desde la 4ta a la reserva, siendo una de las promesas de las juveniles.

Desde River pasó a préstamo a Newell’s y luego a Independiente Rivadavia, donde enfrentó al Millonario en los dos partidos del torneo de la B Nacional. Sin lugar en Mendoza, saltó a Jujuy para jugar en Gimnasia y Esgrima de esa provincia y luego pasó a Almagro.

Seis meses alcanzaron en José Ingenieros para que fuera vendido al Mohun Bagan AC, de India, para finalmente recalar en Atlético Uruguay, de Entre Ríos, su actual equipo.

Este verdadero trotamundos ya tiene vasta experiencia en la Selección de Haití: fue capitán de la Sub – 20 y tiene más de 50 partidos con la mayor, habiendo convertido un gol. Según él mismo reconoció, su partido más importante fue un amistoso ante la España campeona del mundo: fue derrota 1-2 en Miami y la experiencia fue invalorable.

A pesar de permanecer casi una década lejos de casa, no se olvidó de su tierra natal y en 2010 publicó un emotivo video donde le brindó su apoyo a su país, que había sufrido un fuerte sismo que dejó más de 140 mil muertos, algunos de los cuales eran amigos suyos.

La derrota inicial ante Perú dejó una buena imagen para el seleccionado haitiano, que afronta su primera Copa América con mucha ilusión, coraje y sangre Millonaria.