Primero sin títulos

Marcelo Gallardo completó su primer semestre al frente de River sin conseguir ningún título. Artífice de un equipo que ya está entre los más recordados por el hincha, deberá rearmarse para superar una primera mitad de año para el olvido.

Parecía que la racha se extendía, con un buen arranque en el campeonato y una actuación en la fase de grupos muy superior a la realizada en 2015 (aunque con un final muy distinto), el andar del equipo invitaba a soñar. Desde que Marcelo Gallardo tomó la dirección técnica del Millonario no había hecho otra cosa que conseguir logros deportivos: la Copa Sudamericana 2014 fue su carta de presentación.

La Recopa Sudamericana empezó a agigantar la leyenda de Napoleón, que llegó a su punto más alto con la obtención de la Copa Libertadores 2015. Tras ganar la Suruga Bank frente al Gamba Osaka, ese mismo año, comenzó un declive que tuvo la eliminación en Semifinales de la Copa Sudamericana ante Huracán, en Semifinales como el principio y que se extendió hasta el partido con Arsenal, el último domingo. En el medio tuvo la final del Mundial de Clubes ante Barcelona, en la que el Millonario cayó por 3-0.

El torneo local en el que River quedó muy lejos (9° posición, con 18 puntos) y la Copa Libertadores en la que la eliminación ante Independiente del Valle de Ecuador terminó con la ilusión del bicampeonato, fueron no solamente frustraciones y el primer semestre sin conquistas, sino el punto final para un ciclo que dejó la vara muy alta para lo que viene.