¿Y ahora?

Listo. Llegó el momento de olvidarse de lo que pasó y proyectar lo que viene. Y lo que viene es un semestre con poca competencia en el que habrá que hacer foco para que el 2016 no sea sin festejos…

La Copa Argentina es la Champions League para River. Después de tres ediciones que se miraron de costado, esta vez habrá que ganarla para poder jugar la Copa Libertadores en 2017. Sportivo Belgrano de Venado Tuerto en julio será el primer escollo para una competencia que tendrá a varios equipos importantes de primera jugándose un lugar en la Libertadores del año que viene.

La Recopa Sudamericana será una chance importante para sumar otra estrella internacional en apenas dos semanas de competencia. Entre el 18 y el 25 de agosto se jugarán las dos finales ante Independiente Santa Fe de Colombia y habrá que buscar ese motivo extra para celebrar y cambiar la suerte.

El torneo local, aún sin precisiones sobre formatos, equipos, etc… tendrá el condimento de ser el objetivo que Marcelo Gallardo aún no pudo cumplir como entrenador de River. Copa Libertadores, Copa Sudamericana, Recopa Sudamericana, Suruga Bank, Torneos de verano pero ninguno en el ámbito local. Ganar se impone para borrar este primer semestre de sequía en su carrera como DT del Millonario.