Puntajes vs. Gimnasia: Homenaje

En una noche en la que las despedidas de Marcelo Barovero y Leonel Vangioni fueron protagonistas, y a pesar del juego, es imposible no darlos como figura del 1 a 0 ante Gimnasia de la Plata.

Marcelo Barovero (10): Campeón de todo, figura siempre y líder de grupo durante los últimos cuatro años. Se ganó un lugar entre los mejores arqueros de la historia de River. Respeto y aplauso de pie, se fue uno de los grandes en serio.

Gabriel Mercado (5): Correcto en la marca, no sufrió con los tanques de Gimnasia y le facilitaron la ecuación con los cambios en ataque.
Jonatan Maidana (5): Bien por arriba, rápido para cortar alto y lejos del área, correcto en el mano a mano.
Eder Alvarez Balanta (5): A pesar de algunas desconcentraciones temporales, se asentó en la última línea. Buen partido, sin complicaciones.
Milton Casco (5): Buen primer tiempo, altibajos en el segundo. Cerró un buen semestre que, ante la partida de Vangioni, le entregó el puesto.

Camilo Mayada (5): Se fue en el entretiempo cansado en el ida y vuelta sin mucho peso en ninguna de las dos áreas.
Leonardo Ponzio (5): Todo lo bueno que aportó desde la marca lo opacó en la entrega. Correcto, no más que eso.
Nacho Fernández (6): Una de las figuras del partido. Se hizo cargo de los hilos el equipo a pesar de no ser enganche. Estuvo cerca del gol, muy buen partido.

Pity Martínez (5): Inconexo a pesar de mostrar ganas. Arranca bien, las suele terminar mal. Esa conducta lo acompañó durante todo el partido.

Lucas Alario (6): Sólo le faltó el gol y no fue por no bucarlo… Estuvo cerquita y le faltó afinar la puntería. Jugó para el equipo, no sólo para su gol.
Iván Alonso (6): Gol para ganarlo y poder festejar con sus compañeros en la despedida. Ganó el partido y no es poco.

Tomás Andrade (6): Entró y mostró desparpajo. Se ganó un lugar de relevancia para la temporada que viene en estos últimos partidos. Estirpe de crack.
Leonel Vangioni (10): Seis títulos y vehemencia desde la primera vez que se puso el manto sagrado. Nunca escatimó esfuerzos, siempre dejó todo y eso es algo que nunca podrá reprocharsele. Se lo extrañará

Imagen: Nicolás Aboaf.