“Nunca nos den por muertos”

Marcelo Gallardo se tiene fe en revertir la historia en la Copa Libertadores. Se juega el semestre en 90 minutos, pero confía en los suyos. Y pide respaldo: “La gente va a jugar”.


Si uno escucha a Marcelo Gallardo en la previa de una serie tan difícil de revertir, sobre todo porque su River no entrega garantías y confiabilidad, creerá que sus hombres desean comerse crudo a Independiente del Valle, que manda 2-0 en la serie de octavos de la Libertadores. Además, ya empezó a definir los 11 para ese duelo.

Gallardo luce confiado, convencido. Pide apoyo. Y ve en la cara de su plantel “cara de revancha”. El DT desparrama un mensaje optimista dentro de un presente irregular y, para algunos, con olor a fin de ciclo (no porque el Muñeco se vaya sino por el epílogo de una era ganadora y exitosa que ya no será tal).

“La gente lo va a jugar. Tenemos que jugar con carácter y corazón, creyendo que lo podemos dar vuelta. Es el desafío del semestre. Hay que levantar. Vamos a tomar estos días y pensar que podemos revertilo. Esperamos que la gente acompañe. Necesitamos el apoyo”, reclama Gallardo para que el Monumental brame a partir de las 19.15 del miércoles.

Cuenta que jugar con Vélez “no era fácil, porque la cabeza estaba en el miércoles. Sin embargo, después de jugarlo, tengo buenas sensaciones. Hay ganas de revancha, porque fue eso. Fue un llamado de atención. No jugamos bien. Nos costó el partido y nos quedó una sensación amarga. Hoy los veo con ganas de darse una revancha. Lo vamos a hacer. Estoy convencido. Lo vamos a intentar. Este equipo tiene que sacar esa rebeldía que le queda para pasar. No es complicada, sí difícil. Tenemos que estar convencidos”.

Sobre la ansiedad, avisa que “hay que saber manejarla. La gente será de importancia. Es un equipo que no está pasando su mejor momento, pero necesitamos de su apoyo. Como lo estuvo hoy y el miércoles, con mayor marco e intensidad. Convencido de que vamos a estar bien. Hay cierta rebeldía que me hace bien, me gusta el desafío. Vamos a dar pelea y lo sacaremos adelante”.

Gallardo no piensa en una eventual eliminación: “El objetivo es llegar a semis de Copa. Nos quedan tres partidos para ese objetivo. Necesitamos ganar para pasar de fase, preparar otro partido de 180 minutos. Tiene que haber una determinación que nos permita tener presencia. Lo del jueves en Quito fue un golpe porque no estuvimos. Va más allá de estrategia, táctica. Cuando lo sentís en lo físico o mental, pasa a un tema secundario. Al no haber estado conectados, podemos perder. Hay autocrítica. Sabemos que jugamos mal y ahora a revertir la situación. Es el desafío de tener revancha. Hay que dejar que hablen. Lo vamos a intentar”.

Y se planta: “Nunca hay que dar por muerto a un equipo que supo dar pelea. Creo en esa rebeldía. El jugador lo sufre y le duele. Si tenía una visión diferente, jugadores relajados o sin ganas de revertir esta historia, veo buena energía para revertir este resultado. Lo vi en la cara de los jugadores. Lo vi en los que no estuvieron concentrados. Acompañaron al equipo. Esto es lo que te da la certeza que vamos a estar y dar presencia”.

Y se imagina la postura de Independiente del Valle: “Creo que va a defender y salir de contra. Es la postura de ellos. Salir rápido por las bandas. Y defendiéndose. Van a querer que los minutos pasen para acelerar e impacientarnos”.