Imparables

Carlos Sánchez y Rogelio Funes Mori convirtieron en el 3-3 de Monterrey ante América. El Mellizo golpeó involuntariamente a Paolo Goltz y tuvo que ser retirado en camilla.

En el marco de la ante última fecha de la Liga Mx, que se disputo ayer, Monterrey visitó a América. El equipo de los ex River empató 3-3 en un vibrante partido que tuvo varios condimentos interesantes.

Luego de haberse puesto en ventaja desde los 12 pasos, Monterrey se encontró perdiendo 2-1 y se fue al descanso en desventaja.

Fue el negro Sánchez el encargado de estampar el 2-2 luego de tomar un rebote del arquero de las Aguilas en un córner y mandarla la pelota al fondo de la red con un potente zurdazo a los 10 de la segunda mitad. Minutos más tarde el propio Sánchez iba a ser el encargado de asistir a Rogelio para que firme el 3-2.

El encuentro finalizó empatado, pero uno de las postales de la tarde fue la jugada del primer tiempo cuando, intentando tirar una chilena, el Mellizo Funes Mori impactó directamente en la cara al argentino Paolo Goltz, quien tuvo que ser asistido y llevado fuera de la cancha con un cuello ortopédico, producto del golpe.

Con este resultado Monterrey se aseguró el primer puesto y Sánchez, una de las figuras del equipo, sumó su séptimo gol en 1382 minutos disputados en lo que es la mejor temporada de la historia del equipo Rayado, con doce victorias, tres derrotas y un empate.