Puntajes vs. Olimpo

Con poco, River fue más que Olimpo y se llevó una victoria de Bahía Blanca que cierra las malas rachas y da confianza de cara al Superclásico. Leonardo Pisculichi fue el mejor, lejos.


Marcelo Barovero (5): Le llegaron dos veces. En el primer tiempo sacó una de gol. En el complemento casi se hace uno… Por eso, en promedio, cinco.

Milton Casco (6): Buen despliegue y contención en la marca. Fue claro por la derecha y no sintió el cambio cuando tuvo que correrse a la izquierda por la lesión de Vangioni. Desborde constante, siempre con un ojo para cuidar el retroceso.
Gabriel Mercado (7): Segundo partido consecutivo de actuación destacada como central. Corte preciso, inteligencia para interrumpir las contras de Olimpo y seguridad por arriba.
Eder Alvarez Balanta (5): Alternó buenas y malas pero, con la seguridad del resultado a favor, se afianzó y brindó seguridad en la última línea para firmar los tres puntos.
Leonel Vangioni (5): No pega una. Expulsión en la Copa y ¿Desgarro? que lo deja afuera del último Superclásico que iba a jugar con la Banda.

Camilo Mayada (5): Sin los aportes decisivos de los últimos tiempos, colaboró en la elaboración del juego y dio una mano en defensa.
Joaquín Arzura (5): Sólo para la marca, no pudo hacerse dueño de la pelota para repartirla y abastecer a los de arriba. Más allá de eso, marca férrea y seguridad.
Nicolás Bertolo (5): Un primer tiempo correcto, un segundo período con altibajos. Se lo vio cansado, probablemente sea la inactividad de los últimos tiempos.

Gonzalo Martínez (5): Otro tren que se va para el Pity. Indecifrable con la pelota y no en el buen sentido de la palabra. No aportó en ataque y confundió en los momentos de ejecución.
Leonardo Pisculichi (7): El más claro del equipo. Supo dónde y cómo tocar, aproximó las líneas para que River estuviera siempre en posición de ataque y lo cerró con un gol que le es impropio. El suele ser el que tire los centros para que otro la meta de cabeza. Esta vez fue al revés.

Sebastián Driussi (5): Como única referencia de ataque, poco pudo hacer para una defensa que dejó espacios pero que lo alejó de la zona de definición. Con el ingreso de Alario, cumplió con creces la tarea de extremo. Gran parte del gol de Pisculichi estuvo en su centro.

Pablo Carreras (5): Ingresó por el lesionado Vangioni y no desentonó. En su segundo partido en el torneo, mostró marca fuerte y, a diferencia del encuentro con Banfield, seguridad para el retroceso.
Nacho Fernández (5): Estuvo en el mejor momento de River en el partido. Después de un período de vértigo sin inteligencia, ingresó para ponerle pausa a los ataques de River y lo consiguió con éxito.