Hizo mal los deberes

Ante Sarmiento, River ganaba 2-0, pero no lo supo manejar y el Verde lo empató en el final. En un torneo local para el olvido, el equipo no gana desde el 29 de febrero. Y sigue jugando mal.


Un torneo para el olvido. Es intolerante el andar de River en el ámbito local. En la Copa se copa, pero por estas tierras es una máquina de acumular flojas actuaciones.

Ganaba 2-0, lo llevaba al tranco, pero se durmió y dejó que Sarmiento progresara. Tanto, que los de Caruso Lombardi se llevaron un punto de oro en la lucha por la permanencia. Todo porque el equipo ya estaba jugando decidiamente mal y, además, por una tonta mano de Arzura que provocó un penal que Cháves cambió por gol. Y fue 2-2.

River lo quebró de entrada. Cuando ni se habían acomodado, un gran centro de Casco desde la izquierda encontró a Iván Alonso, que apoyó de primera y de zurda. Fueron, a partir de ahí, 20 minutos buenos del equipo, con mucha movilidad de los volantes. Cuando estos se conectaban generaban asociaciones por adentro y por afuera.

Igualmente, el 2-0 iba a llegar de contragolpe. Milton Casco cerró una buena jugada que él mismo empezó con un quite en la mitad de la cancha luego de un córner para los de Junín. Abrió para el Pity Martínez, la pelota derivó en Viudez, quien asistió de gran manera para Milton, que le rompió el arco a Trípodi con un tiro alto.

Con la cancha pesada por la lluvia, River bajó un poco el ritmo y dividió la posesión. Ahí creció Sarmiento, que llegó al descuento por Niz. Nadie vestido de naranja tapó el centro venenoso hacia el área chica.

A River se le había empiojado un poco lo que parecía un verdadero trámite ante un equipo que pugna por no irse a la B.

El segundo tiempo arrancó raro. El Millonario no lo definía. Tenía la pelota, sí, pero le faltaba profundidad. Sólo Lucho González era constante. Ya no estaba Pisculichi. Pity Martínez y Viudez no gravitaban en los mano a mano arrancando en los costados.

River había prolongado la modorra, estaba impreciso, Sarmiento se animaba y Gallardo estaba desesperado porque el equipo se había quedado mucho. Y encima no pisaba el área de los de Caruso Lombardi. Y casi empata Kevin Mercado, pero entre el pie de Barovero y el palo evitaron el 2-2, que finalmente llegó de penal.

El River muletto se fue envuelto en dudas. Con jugadores que una vez más despilfarraron una chance. Ya una costumbre en este campeonato.

Imagen: Nicolás Aboaf