Puntajes vs. Patronato: Poco

River volvió a caer y suma seis partidos sin sumar de a tres en el torneo. En un terreno con penurias, Augusto Batalla y Andrés D’Alessandro fueron los puntos altos.


Augusto Batalla (6): Buena actuación del pibe. En la difícil tarea de reemplazar a Barovero, hizo méritos para imponerse como posibilidad después de junio. Poco para hacer en los goles, respondió con seguridad cada vez que lo llamaron a actuar.

Gabriel Mercado (5): Comenzó bien, con buena circulación sobre la derecha y a pie firme en defensa. Con el correr del partido se fue desdibujando.
Jonatan Maidana (5): La mejor noticia de la noche. No su partido sino su regreso. Más allá de la actuación, sin zozobras, verlo de nuevo adentro da confianza para lo que viene.
Eder Alvarez Balanta (5): Errores infantiles en la primera mitad, se fue consolidando y terminó dibujando una actuación correcta.
Leonel Vangioni (4): Sufrió todo el partido por la izquierda con cuanto jugador de Patronato que se paró por ese sector.

Nacho Fernández (4,5): Flojo en la elaboración de juego y displicente en el retroceso. Trató de asociarse con los del medio, enganchar con los de arriba, pero siempre estuvo a contramano.
Leonardo Ponzio (5): Flojo en la entrega, con altibajos en la marca, Ponzio no pudo hacerse dueño del mediocampo y perdió más que lo que ganó en el centro de la batalla.
Nicolás Domingo (5): Al igual que su compañero de mediocampo, poco pudo hacer para ser eje del equipo. Perdido en un terreno de pierna fuerte y poca elaboración.
Andrés D’Alessandro (6): Una de las buenas noticias de la noche. Inteligente para hacer con dos toques lo que otros no pudieron en largas trayectorias con la pelota. Simple para entregar, con mucho desempeño en la marca y clave en el gol.

Rodrigo Mora (5,5): Mucho movimiento, poco juego con la pelota al pie. Un gol que ilusionó, marca registrada para un goleador que está dónde y cómo tiene que estar.
Lucas Alario (5): Si no llega la pelota, poco puede hacer. Peleó, corrió, se desgastó pero sus intenciones no llegaron a buen puerto.