“Ahora no es el momento de volver”

Se busca arquero para reemplazar a Marcelo Barovero y si bien nadie pensó en Leandro Chichizola, el ex River avisó que desea seguir en Europa.

Fue el único que le discutió el arco a Marcelo Barovero en casi cuatro años. Al menos por un ratito. Fue cuando Trapito se desgarró en el Torneo Final 2014 y él, Leandro Chichizola, tuvo cinco partidos para destacarse. Inolvidables serán sus penales atajados ante Estudiantes y, sobre todo, con Racing, aquel 3-2 que fue el preámbulo de la consagración del River de Ramón Díaz.

Desde Spezia, el santafesino habló con Pasión Monumental radio, por AM 990, y descartó pegar la vuelta. Si bien en Núñez nadie pensó concretamente en él para reemplazar a Barovero, dejó un buen recuerdo.

“La verdad es que Italia me abrió la cabeza. Ya llevo 40 partidos atajando en Spezia. Hoy estamos cuartos, cerca del tercer puesto. Acá suben tres equipos, los dos primeros ascienden derecho y el resto juega playoff. Estamos cerca del objetivo, pero faltan 10 partidos para que termine el torneo. La gente está entusiasmada porque Spezia nunca estuvo en serie A. Queremos quedar en la historia del club”.

- ¿Y qué diferencias encontrás con River?

- A mí me tocó jugar en la B y no es lo mismo intentar ascender con River que con Spezia. Acá nunca se llegó a cuartos de final. River no pertenece a la segunda división. Este es un club modesto, humilde y pelea por otras cosas.

- ¿Algún día vas a volver?

- Tengo en la cabeza volver, pero no en este momento. Me hubiera gustado jugar más en River, siempre tuve adelante arqueros de buen nivel. Se me hizo duro. Algún día habrá un hueco y pensaré en eso. Hoy estoy metido en continuar mi carrera en Europa.

- ¿Por qué nunca te pudiste afirmar?

- Primero me tocó reemplazar a Carrizo, que estaba en un gran nivel. El había hecho cosas importantes, era un arquero campeón. Ahí por suerte me fue bien. Lo próximo que jugué fue Nacional B. Crecí a las apuradas y me sirvió. Hoy no le tengo miedo a nada.

- Y cuando mejor andabas, estaba Barovero…

- Ramón estuvo muy bien en devolverle el arco, porque era de Marcelo. Atajé cinco partidos, lo hice bien y sirvió para salir campeones. Pero necesitaba jugar. Lo dije siempre, estaba claro, necesitaba un arco para mí. Tenía 24 años y acá lo encontré. Siento que estoy creciendo. Si no aún estaría en River con el freno de mano puesto.

- ¿Extrañás un poco la presión del fútbol argentino?

- Acá, apenas llegué, me pareció todo extraño. Otro país, otra cultura, no fue fácil habituarse. Siempre te falta el folclore argentino. La gente, los entrenamientos, ver miles de personas en la cancha. Eso acá no pasa.

- Si te llaman ahora y te piden volver, ¿qué harías?

- Tengo contrato. Salir de acá no sería fácil. Y además, una vez que estás en Europa, querés quedarte. Ahora no es el momento.

- Además estás en una ciudad preciosa. Eso quizás sume…

- Sí, es una ciudad hermosa, pero a las diez de la noche no hay nadie en la calle. No es como Buenos Aires. Ahora hace frío, pero ya se acerca el verano y se pone lindo. Hay playas hermosas para disfrutar.

- Te fuiste libre. ¿Quedaste bien con esta CD?

- Me fui bien, no tengo problemas con ellos.

- ¿Te seguís hablando con ex compañeros?

- Sigo hablando con la mayoría: Cavenaghi, Barovero, Lanzini, Mercado… Siguen la campaña del Spezia. La amistad continúa hasta el día de hoy. Ojalá con muchos nos veamos en algún tiempo en River.