“Tengo hambre y me falta ganar un campeonato internacional”

Andrés D’Alessandro fijó sus metas en River y respondió fuerte. “Escuché decir ‘a qué vino’ y yo vine a ganar, estoy vigente”.

Enérgico, hasta calentón. Así suena Andrés D’Alessandro en Radio Continental.

“Tengo un carácter y una personalidad fuerte que muchas veces me jugó en contra, pero eso no lo voy a cambiar. Hay cosas que no pueden pasar el límite. Escuché decir ¿Para qué vino? ¿Se cree que va a jugar con el nombre? . Yo vine a ganar, quiero jugar, estoy vigente y vengo jugando siempre”.

Así se toma el Cabezón este desafío con River en la etapa final de su carrera. Podría haberse quedado en la comodidad y la idolatría de Inter, pero una relación tirante con la nueva CD, sumado a un llamado de Enzo Francescoli y otro de Marcelo Gallardo, fue determinante para su regreso.

“Llegué a un equipo que ganó todo y eso es muy difícil de mantener. Me empiezo a sentir mejor. Llegué a River con el fútbol de acá en marcha, llegué atrasado y me tuve que adaptar al equipo este que ganó todo”, avisa.

Tuvo una lesión que lo paró, pero hoy “estoy para jugar los 90 minutos, aunque no me molesta ir de a poco”. Y está enfocado en la gloria: “River te obliga a salir campeón y ganar la Libertadores es un desafío personal. Será muy lindo ganarla. Yo no tenía necesidad de volver a la Argentina. Sin embargo sigo con hambre de jugar y ganar cosas. River era una cuenta pendiente y mostrar que puedo ayudar, que estoy vigente. Escuché hablar de actitud, de que pensaba jugar con el nombre… Todo tiene un límite”, insistió.

También fue autocrítico con el presente del equipo: “Tenemos que asumir la culpa porque en algo estamos fallando dentro de la cancha. Puede ser saber leer los partidos, cuidar los resultados y hacernos fuertes de local, donde River tiene que ganar todos los partidos. A veces nos llegan mucho y no es lo que queremos. Tenemos que estar más concentrados. Tuvimos momentos positivos que rescato y negativos que nos condicionaron. Expulsión y mi lesión con Godoy Cruz. Con Colón otra expulsión que complica. Esto es culpa nuestra. Tenemos que saber leer el partido, parar la pelota, no jugar siempre al mismo ritmo. Pero si parás la pelota te dicen que sos lento…”

Y cerró: “¿Qué miedo puedo tener a patear el penal del otro día? Solo respeté a Rodrigo (Mora) que es el que patea los penales y ganó todo en el club. Si estaba Pisculichi era el segundo”.