Mezcla explosiva

Hernán Castillo analiza el combo letal que está dejando a River afuera de la pelea por el torneo.

Podría pegar la columna de la semana pasada. Ahí hablaba de motivación y demás. De que River sabe de jugar partidos calientes, finales, de esos que se juegan cosas importantes. Y que pena y sufre en los otros. Y reafirmo aquello. Pero agrego algo: entre lesiones y malas decisiones, muchas veces se complica solo.

Yo no sé ni de casualidad más que Gallardo, pero sí opino de fútbol como todos. Y cada vez que se sacó a Ponzio del medio, el equipo se complicó. Le falta fuego cuando él no está. Fuego, no juego. La ausencia de liderazgo se nota. Y si Ponzio va al fondo la cosa empeora. Y si el rival tiene un 9 fijo, peor (Godoy Cruz, por ejemplo).

Yo me doy cuenta, casi todos nos damos cuenta. Es cierto que las lesiones complican: Maidana, Mercado, ayer Mammana… Y de ahí se desprenden dos cosas: 1) ¿Hasta cuándo las lesiones? ¿Qué es? ¿Mala preparación o malos cuidados e irresponsabilidad de los jugadores?, 2) Ayer estaba Vega en el banco y él es central. Me dicen varios que dos centrales zurdos no, ¿pero dos derechos sí? Es más normal lo segundo, es cierto, pero también es normal que cuando va Ponzio al fondo el equipo pierde en el medio y pierde en defensa… Valía probar.

Lesiones. Falta de variantes. Falta de motivación. Todo eso es una mezcla explosiva. Por suerte en la Copa la sensación es otra cosa. Esa es una señal alentadora, sobre todo pensando en la Libertadores 2017. La impresión es que sólo ganando la actual podrá clasificarse a la que viene. Porque la actuación en este torneo de juguete ya nos dejó afuera.