Trapo enorme

Marcelo Barovero la rompió en la altura. Fue el mejor de River. Lo salvó varias veces en el primer tiempo y se redimió de lo de Santa Fe.


“Ves, Barovero se quiere ir de River, por eso fue un desastre con Colón”.

El comentario de cafetín se reprodujo en varias meses. Injustos comentarios, Marcelo Barovero, porque es humano, fue responsable directo del 1-4 en Santa Fe. Y que quiere cambiar de aire en junio lo saben todos. Es más: Es lo que va a suceder luego del 30 del citado mes.

River ya lo extraña y piensa en un futuro reemplazante. Y así como el domingo hubo que lamentar una floja actuación, lo de hoy otra vez, como tantas veces, fue colosal. En el primer tiempo, el 1 evitó por lo menos cinco situaciones muy claras de The Strongest y fue un guardián, una garantía de seguridad imponente.

Parecía invencible en La Paz, pero en la última Chumacero le quemó las manos. Lo de Trapo, igualmente, había sido enorme. Muy grande.