Es humano

Marcelo Barovero esta vez no pudo hacer nada para evitar la caída. Es más: fue uno de los responsables más directos y el puntaje más bajo de River contra Colón.



Marcelo Barovero es humano. Es el mismo que quedará en la historia por aquel penal que le atajó a Gigliotti, entre otras salvadas inolvidables, marcas indelebles para que River se consagrara campeón local y de América.

Pero, se insiste, es humano. Y en Santa Fe atajó mal. Ni más ni menos. Y se transformó en uno de los responsables directos del 1-4 ante Colón, porque tuvo culpabilidad en por lo menos dos tantos Sabaleros.

El primero fue el 2-1 parcial, de Sperdutti. El centro desde la izquierda de Figueroa no fue contenido por el 1, quien quedó a medias. Pero lo peor fue en el 4-1, cuando metió un pelotazo encima de la marca de Alan Ruiz, con tanta mala suerte que el balón rebotó en el zurdo y se metió en el arco.