El Cabezón se volvió a copar

Regresó Andrés D’Alessandro y con su pegada llevó peligro, aunque no pudo torcer la historia. Aún le falta, pero qué bueno es tenerlo de regreso. Hacía 13 años que no jugaba por la Libertadores con River. 


A tres semanas de su lesión en el isquiotibial derecho, Andrés D’Alessandro volvió a ponerse la 22 de River. Se volvió a copar.

Porque el Cabezón no jugaba por la Libertadores desde aquel 1-4 con América de Cali por los cuartos de final de la edición 2003.

Andrés entró a los 11 minutos del segundo tiempo por Ponzio. ¿Cómo anduvo? En líneas generales, su regreso fue positivo. Se paró como enganche y se tiró mucho a la derecha para, con su perfil, llevar peligro con remates de zurda.

Y vaya si generó eso, porque un centro envenenado fue abortado por Denis cuando se metía en el segundo palo. Y hasta se animó de derecha, aunque le faltó dirección.

También perdió una pelota en la mitad de la cancha que casi termina en gol de San Pablo. En el final, Ganso le metió una patada de expulsión.

Su vuelta ya es una buena noticia.

Imagen: Nicolás Aboaf