“Necesitamos ganar, el empate no nos sirve”

Marcelo Gallardo se refirió a las máximas aspiraciones de River ante Boca. Igual, avisa: “No es de vida o muerte, hay que erradicar ese mensaje”.

Otro Superclásico para Marcelo Gallardo. Otro más. Lo jugó adentro de la cancha y hace casi dos años que lo hace desde afuera. Cuatro por copas internacionales (dos victorias y dos empates que representaron la obtención de la Sudamericana 2014 y la Libertadores 2015) y tres por el torneo local (dos derrotas y un empate). El Muñeco quiere sonreír ante el eterno rival en el certamen doméstico. Y en casa.

“No tengo el equipo, pero no tengo muchas dudas, casi ninguna tengo. Lo confirmaré mañana (sábado) a los jugadores, quiero que ellos antes del partido sepan quién va a jugar”.

- ¿Con qué idea saldrán a la cancha?

– No modificaremos la idea, que a veces sale mejor y otras peor. Queremos encontrar el funcionamiento, algo que hasta ahora no tuvimos. El domingo es un clásico, en el se juegan muchísimas cosas y la emoción corre por la cabeza de cada uno, la idea es encontrarnos futbolísticamente. Sabemos también que necesitamos ganar, el empate no nos sirve. Es un torneo corto, ya perdimos muchos puntos, no nos podemos conformar con otra cosa que no sea la victoria. ¿Cómo ganamos? Hay que pasarse la pelota entre nosotros. Parece lo más fácil, lo básico, pero cuesta en un fútbol cada vez más dinámico y con tanta fricción. No es normal ver 4 o 5 pases seguidos.

- ¿Analizaste a Boca contra Racing?

– No lo vi en vivo, lo vi después, fue bastante feo. Me lo habían dicho y lo corroboré cuando lo vi. Encima sin público era más feo. El partido del domingo va a ser otra cosa.

- ¿Ustedes en qué momento llegan?

– No encontramos todavía en esa conexión, nos falta. Mentalmente venimos bien, encontrando algunos resultados que nos permiten llegar con buena expectativa. No olviden que el jueves volvemos a jugar. En este tiempo definimos parte de lo que será el semestre. No digo que será determinante, pero veremos si nos encauzamos en el torneo y los de arriba pierden. Y en la Copa hay que sumar una buena cantidad de puntos para estar más tranquilos.

- ¿Cómo se abstraen del momento del rival?

– Justamente, no pensando. La locura de ganar como sea, del cómo, del resultado por encima de todas las cosas… habría que erradicar ese discurso. No es de vida o muerte. Queremos ganar, Boca quiere ganar. Es lógico. Pero no es el mensaje que debemos pasar. Este es un país con muchas urgencias.

- Hay antecedentes violentos en el verano…

– Espero que no se repita. Son partidos friccionados, con pocos espacios, con poco tiempo para decidir bien. En estos partidos queda marcado el que tiene la capacidad de resolver las situaciones apremiantes. No quiero que entremos en la vorágine de correr como nos pasó con Independiente.

 – ¿Preocupan las lesiones musculares y el físico?

– Preocupa y ocupa. A veces son rachas en la dinámica de la competencia. Sufrimos con Balanta, con D’Alessandro, ahora con Pisculichi. A veces es bueno protegerse y ver las razones por las que pasan las lesiones.

- Jugaste dos veces contra el Lanús de Guillermo. ¿Te imaginás cómo te puede plantear el partido del domingo?

– Me lo imagino, pero no lo puedo decir porque estaría dándole una ayuda al DT rival.

- ¿Barros Schelotto dijo que ustedes llegan mejor físicamente?

– Los días de descanso a veces te tocan a favor y a veces en contra, no creo que influya demasiado. Nosotros jugamos contra Independiente después de un viaje muy largo y corrimos más que ellos. Hoy suena a excusa.