“No quiero ser protagonista”

En diálogo con Pasión Monumental, por radio Splendid, Patricio Loustau, el árbitro del Superclásico del domingo, contó sus sensaciones en la previa del partido más importante del fútbol argentino.

“Cada clásico es súper movilizante para mí. Me pone muy feliz cuando me consideran para este tipo de partidos”, aseguró el árbitro de 40 años, nacido en Lomas de Zamora, pero que reside en Temperley.

Antes de que su nombre esté emparentado al Superclásico del domingo, Loustau salió beneficiado por el bolillero en el sorteo que se hizo en la AFA en el que competía con su colega Darío Herrera. Desde allí, Loustau empezó a vivir el River-Boca. “Es un orgullo tener la chance de dirigir este partido, que es único”. Y lo comparó con otros clásicos mundiales. “Junto al Barcelona-Real Madrid, Milan-Inter, Manchester United y el City y Flamengo-Fluminense, está el River-Boca. No tengo dudas de que es uno de los partidos más importante del mundo”, expresó.

Será el cuarto Superclásico para Loustau, el tercer oficial y el debut en el Monumental. Hace poco más de un mes le tocó dirigir en el amistoso de verano en Mar del Plata, en el que sacó cinco rojas (Jonathan Silva, Gino Peruzzi y Daniel Díaz de Boca, y Leonardo Pisculichi y Jonatan Maidana, de River). “No quiero ser protagonista del partido, pero es favorable para todos que los jugadores piensen que uno puede tener rigidez en la aplicación del relgamneto. Ambos planteles tienen una riqueza enorme para brindar espéctauclo para la gente. El público paga entradas para ver a los futbolistas. Y el árbitro tiene que entrar dentro de esa situación cuando tiene que aplicar la regla de juego. A todos nos gusta ver partidos que se desarrollen con normalidad”.

Luego, Loustau explicó cómo se prepara ante semejante partido: “Voy siguiendo la semana, ver qué futbolistas juegan para saber por dónde pueden pasar los matices del juego. Nosotros somos el tercer equipo en la cancha. Hoy somos un equipo de seis árbitros y la búsqueda es tener una estrategia para que el partido se desarrolle de la mejor manera en lo reglamentario, con enorme profesionalismo, más allá de erorres y aciertos. La búsqueda esté en ser justo”.