“Es difícil, pero dejo un margen para definir mi continuidad”

Marcelo Barovero, que parecía afuera, dejó la puerta abierta para seguir en River. Una ilusión que no descansa en el hincha y en el cuerpo técnico.


“Es difícil, pero dejo un margen para definir mi continuidad”.

La frase retumbó en el predio de Ezeiza en la víspera del Superclásico. La dijo Marcelo Barovero en conferencia de prensa. Escoltado por Gabriel Mercado, el otro que atendió a los medios, el capitán abrió la puerta. ¿Y si se queda?

La decisión de Trapito, igualmente, es cambiar de aire. El 30 de junio se termina su vínculo inolvidable con River y tiene una oferta del Veracruz. No se va por dinero, aunque entiende también que debe hacer una diferencia económica a los 32 años luego de haber jugado en el ámbito local, donde mal no se gana, pero lejos se está de acceder a dólares o euros.

La postura del 1 tiene que ver con la calidad de vida, con sentirse tranquilo y no agobiado por la requisitoria de hinchas y periodistas. Alguna vez dijo que le gustaría “ir a tomar un café como cualquiera y que nadie me reconozca”. Pero hoy sembró la duda. “Uno está tan metido con esto y se ha acostumbrado a que se cumplan las cosas a nivel grupal. Cuando se termine esta mitad del año tomaré la decisión, pero ahora se me hace difícil pensar en lo mío”, agregó.

Así que deberán pasar los días, las semanas, los partidos. Ver si Gallardo lo convence. Si sus amigos del plantel también lo miman. Si D’Onofrio y compañía se mueven. Si Francescoli hace lo suyo.

El enorme Barovero ya no descarta quedarse. Aunque parezca difícil.